Akathisto a los 40 mártires de Sebaste

40muchenikov_791x640

Contaquio I

Aunque San Constantino había concedido su edicto de tolerancia a los cristianos, Lucinio, que compartía el poder con él, en la tierra de Armenia, quiso forzaros, por medio de su gobernador Agrícola, a hacer sacrificio a los dioses paganos. Vosotros os negasteis y nosotros con gran voz clamamos: Regocijaos oh Santos Mártires de Sebaste.

Ikos I

Os distinguisteis por numerosas batallas, por vuestra bravura y fidelidad, pero aunque Lucinio os pidió rendir homenaje a los dioses paganos, vosotros preferisteis la muerte del cuerpo para salvar vuestra alma inmortal santificada por el bautismo y nosotros os cantamos:

Alegraos, modelos de firmeza.

Alegraos, ejemplos de fidelidad.

Alegraos, parangones del fervor.

Alegraos, imágenes del gran coraje.

Alegraos, espejos de la Vida en Cristo.

Alegraos, iconos de la Verdadera Vida.

Alegraos, oh Santos Mártires de Sebaste.

Contaquio II

Fuisteis arrojados a la prisión, y pasasteis la noche en el calabozo en oración y salmodia. Oísteis una voz que decía: Perseverad hasta el fin y seréis salvados. Y elevasteis vuestras manos a Dios cantando: ¡Aleluya!

Ikos II

Al día siguiente fuisteis llevados de nuevo ante Agrícola, y usando su adulación, no os volvisteis débiles, mas rehusando renegar al Salvador por ganar el favor del emperador Licinio, continuasteis confesando firmemente a Cristo. Y ante vuestro indefectible coraje, nosotros cantamos:

Alegraos, granos fértiles de la fe.

Alegraos, ramo de virtudes cristianas.

Alegraos, brotes de santas promesas.

Alegraos, flores que florecieron en el cielo.

Alegraos, frutos magníficos de la ascesis.

Alegraos, cosecha agradable al Maestro.

Alegraos, oh Santos Mártires de Sebaste.

Contaquio III

Un tiempo después, el juez Licio vino a Sebaste para procesaros. Él os habló del deshonor que manchaba vuestra reputación. Pero vosotros le respondisteis que podía tomar vuestras vidas, pues para vosotros no había más precioso que la fe en Cristo. Acacio y Acaeto, con vuestros compañeros cantaron, pues, a Dios: ¡Aleluya!

Ikos III

Entonces intentó lapidaros, pero las piedras lanzadas, volvían a vuestros verdugos y los herían. Os devolvieron a la prisión y vuestra noche fue una vigilia de oración al Dios del universo. Y una voz os hablaba así, Alejandro y Angias, y a todos los otros: El que crea en Mi, aunque muera, vivirá. Sed valientes y no temáis nada, y así obtendréis coronas imperecederas, mientras que los cielos claman:

Alegraos, sufrimiento aceptado por Dios.

Alegraos, testigos del dolor.

Alegraos, luces en las tinieblas.

Alegraos, esperanza en la desesperación.

Alegraos, pruebas del Amor de Cristo.

Alegraos, encarnaciones de la Fe.

Alegraos, oh Santos Mártires de Sebaste.

Contaquio IV

Entonces fuisteis lanzados a un lago helado, vigilados por un guardia, para prevenir que salierais a tierra firme. Pero vuestra convicción cristiana no fue agitada: Atanasio y Claudio, fuisteis introducidos en esta aguas como en las del bautismo, cantando a Dios: ¡Aleluya!

Ikos IV

Cirilo y Domiciano, bravos soldados del Maestro Santo, vuestros labios no cesaron de orar mientras que el frío cruel penetraba mordazmente en vuestra carne. Como vuestros compañeros, vosotros mirabais al cielo como vuestra patria verdadera. Y nosotros cantamos ahora vuestro insigne coraje diciendo:

Alegraos, bornes en nuestro camino.

Alegraos, faros del Espíritu Divino.

Alegraos, cobijos de la vía estrecha.

Alegraos, refugios de los piadosos creyentes.

Alegraos, parada santa de nuestras vidas.

Alegraos, esperas del Inefable.

Alegraos, oh Santos Mártires de Sebaste.

Contaquio V

Domno y Eudecio, con vuestros compañeros rezasteis así: Señor, haz que todos nosotros, los cuarenta, podamos perseverar y ninguno falte a tu Nombre Sagrado. Y perseverasteis en la oración ferviente, cantando a Aquel que salvó a los tres jóvenes del horno: ¡Aleluya!

Ikos V

Elías y Eunoquio, a pesar de los guardias que tentaban de haceros volver a la falsa razón del mundo y a la cobardía de la perjura, vosotros continuasteis vuestra ascesis en el agua helada. Maravillados por vuestra constancia, nosotros cantamos:

Alegraos, jardín de cuarenta flores.

Alegraos, tropa que marcha al Cielo.

Alegraos, cielo con múltiples estrellas.

Alegraos, últimos combates por la Vida Verdadera.

Alegraos, orgullo de todos los creyentes.

Alegraos, camino de la Ortodoxia.

Alegraos, oh Santos Mártires de Sebaste.

Contaquio VI

Eutiquio y Flavio, cuando, pensando influenciar vuestra santa voluntad de morir por el nombre glorioso de Cristo, instalaron baños calientes cerca del lugar de vuestro martirio, para calentar vuestros cuerpos helados por el frío y renunciar a vuestra fe, vosotros rehusasteis con vuestros compañeros, cantando a una sola voz a Dios: ¡Aleluya!

Ikos VI

Gayo y Gorgonio, todas las seducciones del mundo fueron vanas ante el carácter inflexible de vuestra fe. Permanecisteis en el hielo con vuestros hermanos en el martirio y con oración ferviente al Señor, vosotros habéis merecido las alabanzas que cantamos:

Alegraos, hijos valientes del Padre.

Alegraos, hermanos de Cristo en la cruz.

Alegraos, receptáculos del Espíritu.

Alegraos, hijos de la Toda Pura.

Alegraos, compañeros de todos los santos.

Alegraos, exaltación de los fieles.

Alegraos, oh Santos Mártires de Sebaste.

Contaquio VII

Heliano y Heraclio, atletas de la fe cristiana, comensales de los mártires de todos los tiempos, abandonasteis el tiempo y la época de vuestros verdugos, para refugiaros en la Eternidad, cantando a Dios: ¡Aleluya!

Ikos VII

Hesiquio y Juan, vuestro ejemplo sagrado es para nosotros más preciado que el oro, pues, sin perder vuestro coraje en ningún momento, pusisteis vuestra mirada fija en el Reino de lo Alto, despreciando la llamada de los paganos a uniros a sus errores. Por eso nosotros cantamos:

Alegraos, entusiasmo del Reino.

Alegraos, vigor de la rectitud.

Alegraos, fuerza invencible de Cristo.

Alegraos, bello heroísmo de los puros.

Alegraos, energía celeste y santa.

Alegraos, ardor en el invierno del mundo.

Alegraos, oh Santos Mártires de Sebaste.

Contaquio VIII

Leoncio y Lisímaco, san Efrén el Sirio, el arpa inefable del Espíritu Santo en nuestra iglesia, cantó vuestras alabanzas y la de vuestros compañeros, poniéndoos como ejemplo de fidelidad a los creyentes de siglos venideros y dando gracias a Dios, cantando: ¡Aleluya!

Ikos VIII

Melecio y Melitón, se habló de vosotros, y el historiador Sozomeno de Bizancio dejó un escrito sobre el hallazgo vuestras santas reliquias y las de vuestros gloriosos compañeros por la emperatriz Pulqueria, que cantó para honraros:

Alegraos, pasarelas hacia el Edén.

Alegraos, manifestaciones de Gracia.

Alegraos, reflejos del cielo sobre la tierra.

Alegraos, fronteras del más allá.

Alegraos, canales de bendición.

Alegraos, promesas de la Vida futura.

Alegraos, oh Santos Mártires de Sebaste.

Contaquio IX

Nicolás y Filoctimón, san Gregorio de Nisa, el brillante teólogo de Cristo nuestro Dios, escribió dos discursos que él mismo predicó en una iglesia dedicada a los santos cuarenta mártires, de los que formabais parte, clamando incesantemente a Dios: ¡Aleluya!

Ikos IX

Prisco y Quirión, ni la mordedura glacial del agua sobre vuestros cuerpos, ni la perspectiva de la muerte terrestre, ni las tentaciones humanas de poner fin a vuestro suplicio de frío, no superaron vuestra resolución de vivir para Cristo en el paraíso. Por eso, nosotros os cantamos a plena voz:

Alegraos, incienso que se eleva al cielo.

Alegraos, cirios ardientes ante Dios.

Alegraos, lámparas iluminadas con el amor de Cristo.

Alegraos, sustentos firmes de los creyentes.

Alegraos, coro sutil de oración.

Alegraos, oraciones rectas que ascienden al cielo.

Alegraos, oh Santos Mártires de Sebaste.

Contaquio X

Sacerdón y Severiano, al igual que las de vuestros compañeros ardientes en la fe, vuestras reliquias sagradas son una muralla indestructible contra las invasiones, según san Basilio el Grande, que añadió que vosotros sois, santos mártires, un recurso aprobado en la prueba. Nosotros alabamos a Dios cantando: ¡Aleluya!

Ikos X

Sisinio y Esmeraldo, la elocuencia de los oradores, la sabiduría de los filósofos permanece muda ante el estruendo espiritual, que, con vuestros compañeros de tortura, habéis dado a los cristianos de todos los tiempos. Sois ejemplo de fidelidad, amor y fe indefectible. Por eso nosotros os alabamos así:

Alegraos, pilares de la fe de la Iglesia.

Alegraos, ambones santos del Inefable.

Alegraos, columnas de la piedad.

Alegraos, candelabros de la Única Luz.

Alegraos, puertas reales de Dios.

Alegraos, santuarios del misterio.

Alegraos, oh Santos Mártires de Sebaste.

Contaquio XI

Teodulo y Teófilo, servidores amantes y amados de Dios, miembros de la santa milicia de los cuarenta mártires de Cristo en Sebaste. Vuestro renombre incorrupto en Cristo a través de los siglos, asombra y maravilla a los fieles que claman a Dios: ¡Aleluya!

Ikos XI

Valente y Valerio, ninguna argucia del enemigo, ninguna estratagema del tirano, superó vuestra fe invencible. Pues la gracia de Dios permanecía en vosotros y vuestros compañeros en Cristo. Y como un muro, ella no permitía que declinara vuestra afección por Cristo y sus promesas. Por eso nosotros os cantamos:

Alegraos, holocaustos de gran valor.

Alegraos, ofrendas inestimables.

Alegraos, sacrificios de gran precio.

Alegraos, oblaciones de pureza.

Alegraos, propiciaciones insignes.

Alegraos, inmolaciones consentidas.

Alegraos, oh Santos Mártires de Sebaste.

Contaquio XII

Viviano y Xantias, al igual que vuestros compañeros, habéis combatido el buen combate por Cristo. Pero uno de los condenados cedió a las insidias del diablo, y abandonando el lago, fue hacia el baño caliente y murió. Coronas descendían del cielo hacia vosotros,  y viéndolo Aglayo, uno de los guardias que os custodiaban, vino a vosotros para unirse al martirio cantando: ¡Aleluya!

Ikos XII

Gloriosos mártires, vuestros cuerpos, muertos o aún con vida, fueron retirados del lago helado por la orden del tirano, entregados al fuego y lanzados los restos al agua para que desaparecieran para siempre. Pero al tercer día, os aparecisteis al obispo del lugar, Pedro, que recogió de las aguas vuestros restos sagrados que fueron al momento venerados por los piadosos cristianos que os claman:

Alegraos, bravos soldados de la fe.

Alegraos, combatientes del paraíso.

Alegraos, guerreros armados del único Amor.

Alegraos, compañeros de lucha del Bien.

Alegraos, tropa sagrada del buen combate.

Alegraos, santas milicias del Señor.

Alegraos, oh Santos Mártires de Sebaste.

Contaquio XIII

Fieles soldados de Cristo, os habéis unido a las milicias celestes donde intercedéis por la salvación de nuestras almas ante el Trono de Gloria con los otros elegidos del Reino. Rogad por nosotros a la Santísima Trinidad para que nos conceda una fe inquebrantable mientras que nosotros cantamos: ¡Aleluya, Aleluya, Aleluya!

 

(Este contaquio se recita tres veces)

 

(Se repite el contaquio y el ikos I)

 

 

Oración a los Santos Cuarenta Mártires

De Sebaste

Santos mártires de Cristo, celebrados por los teólogos y los poetas de nuestra iglesia. Interceded por nosotros ante el Dios de misericordia, para que nos conceda, a pesar de la debilidad de nuestra fe y nuestra falta de seguridad, permanecer fieles al Salvador hasta el fin de nuestra vida y ser acogidos por vosotros en el paraíso. Nosotros que somos a menudo pusilánimes, que el ejemplo del guardia Aglayo que vio descender las coronas de la gloria sobre vosotros y fue convertido instantáneamente tomando el lugar del que había renegado de Cristo, para unirse a vosotros, como Matías había remplazado a Judas entre los apóstoles, nos haga imitarlo y unirnos al rango de los que siguen al Maestro hasta el fin del combate que conduce a la victoria santa de la salvación.

Santos Quirión, Cándido, Heraclio, Domno, Hesiquio, Esmeraldo, Eunoquio, Valente, Viviano, Claudio, Prisco, Teodulo, Eutiquio, Juan Xantias, Heliano, Sisinio, Aggias, Aetio, Flavio, Acacio, Ecdiquio, Lisímaco, Alejandro, Elías, Gorgonio, Teófilo, Domiciano, Gayo, Atanasio, Cirilo, Sacerdón, Nicolás, Valerio, Filoctimón, Severiano, Melecio, Melitón, Leoncio y Aglayo, que fue convertido por el ejemplo de los santos mártires, rogad a Dios por nosotros. Amén.

Traducido por psaltir Nektario

Anuncios


Categorías:Akathistos

Etiquetas:, , , , , , ,

1 respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: