Unía como modelo de falsa unidad: Los límites de la diversidad en la unidad

theodoros zisis

Unía como modelo de falsa unidad:

Los límites de la diversidad en la unidad

Charla dada por el Protopresbítero Theodoros Zisis, profesor emérito de la Facultad de Teología de la Universidad Aristotélica de Tesalónica, en la Conferencia de la Metrópolis del Pireo.

Sobre el tema “Primacía, Sinodicalidad y Unidad de la Iglesia”

Paz y Amistad, 28 Abril 2010

Una de las principales marcas del siglo pasado, el XX,  era el intento del mundo cristiano de restablecer la unidad. Después de que el papismo se apartara de la Iglesia al comienzo del segundo milenio (1054) y posteriormente la subsecuente brecha de los protestantes con el papismo en el siglo 16, Este y Oeste fueron profundamente divididos, y Occidente fue aún más dividido dentro de sí mismo. Sin embargo, la Iglesia no perdió nunca ni su unidad ni su catolicidad, su integridad: la herejía y el cisma pueden herir y dejar marca en el cuerpo de la Iglesia pero no dividirla, al igual que un árbol no se dice que está dividido porque alguien corte una de sus ramas. Desde este punto de vista, los términos empleados a menudo, “la Iglesia indivisa” de los primeros diez siglos y  “la unión de las iglesias” son incorrectos. La Iglesia está siempre indivisa, ya sea después del cisma de 1054 o cualquier otro cisma. Por otra parte, no hay muchas iglesias a las que deba traerse a la unidad puesto que sólo existe “una, santa, católica y apostólica Iglesia”, cuya vida continúa indivisa e ininterrumpida en la Iglesia Ortodoxa Oriental. Aquellos cristianos heterodoxos de Oriente y Occidente que se han separado, y que han caído en la herejía o el cisma, no pueden llamarse iglesias; en su lugar deben buscar la unión con La Iglesia denunciando la herejía y el engaño. La unidad no se logra por “la unión de las iglesias, sino más bien a través de “la unión con la Iglesia”.

Tras el cisma, a lo largo de todo el segundo milenio, se hicieron muchos intentos para lograr la unidad, en particular, a través de la convocatoria de grandes sínodos dirigidos a la unidad como los de Lyon (1274) y Ferreira-Florencia (1438-1439). Aunque la unión entre los ortodoxos y los papistas se aceptó oficialmente en la tarde de éstas y la casi totalidad de los obispos ortodoxos de asistencia firmaron los términos, con la excepción de San Marcos de Éfeso y algunos otros,  quedó sin aplicación: no más que una sencilla hoja de papel. Estos concilios no pretendían llegar a la verdadera paz cristiana y a la unidad, unidad en la verdad;  no fundamentaron en el verdadero modelo de unidad que se encuentra en la enseñanza de Cristo, los Apóstoles y los santos. Más bien, como Unía, que se basaban en recién inventados y, falsos modelos de unidad que servían para motivos ulteriores; otros motivos egoístas, autocráticos, divisores y malévolos. Estos no sólo no ayudaron a la causa de la unidad, sino que ampliaron el abismo y provocaron nuevas divisiones. Los miembros de la Comisión mixta internacional para el diálogo teológico entre ortodoxos y católicos romanos llegaron a esta conclusión por unanimidad en la sexta sesión plenaria de la Asamblea General de la Comisión que tuvo lugar en Freising, Alemania, en junio de 1990. El texto que firmaron dice lo siguiente: “Unia como método, donde quiera que se aplicó, no tuvo éxito en su objetivo de lograr el acercamiento entre las iglesias. Contrariamente, trajo nuevas divisiones. La situación que se creó se convirtió en la causa de conflictos y juicios que han dejado  huella en la memoria colectiva y  la conciencia de las dos iglesias. Así, por razones eclesiológicas existe una convicción de que se deben buscar firmemente  otros métodos”. ( 6c)

Textos papales y patriarcales, estudios producidos por teólogos e incluso el diálogo teológico en sí crean la impresión quimérica de que el supuesto nuevo modelo de unidad buscado es el modelo eclesiológico de “Iglesias hermanas”. En relación a esto el texto de Freising mencionado anteriormente escribe: “Ahora que nuestras iglesias se han unido en el fundamento eclesiológico de comunión entre iglesias hermanas, sería un asunto grave el destruir el excelente labor hacia la unidad de las Iglesias logrado a través del Diálogo por volver al método de Unia”. ( 6d) Este modelo sí se aplica al hablar de las relaciones entre las iglesias autocéfalas locales de la Iglesia Ortodoxa, donde la conciliaridad, tanto a nivel local como internacional, impide que alguien pueda afirmar la jurisdicción universal no sólo sobre los otros patriarcas, sino también en los concilios ecuménicos . El Vaticano, por su parte, no acepta, ni va a aceptar, la igualdad de los primados, o incluso de los obispos, ni la suprema autoridad de los concilios ecuménicos. Tal es evidente a partir de las decisiones del Concilio Vaticano II, así como de sus declaraciones y acciones contemporáneas, como la abolición del antiguo título del Papa como “Patriarca de Occidente” lo que limita su jurisdicción de forma muy local. Es por eso que  el Vaticano II nos está engañando con el modelo las Iglesias hermanas. En realidad se trata de una nueva Unia; una Unia que es más amplia y elástica, que tiene la diversidad sin límites en materia de fe y de vida, siempre que el primado del Papa sea reconocido.

Fundamentalmente, este es el modelo adoptado por la versión anterior de Unía, que permite a los cristianos en unión con Roma mantener sus propios ritos litúrgicos, iconos sagrados, vestiduras sacerdotales y otros usos y costumbres, en algunos casos ni siquiera exigiendo unidad en la fe. Viendo que el primer modelo de unidad que utiliza el papismo, el de latinización, no produjo resultados desde hace mucho tiempo (ya sean los aplicados con violencia, como lo fueron las Cruzadas, como por medio del proselitismo personal), los jesuitas inventaron el método engañoso de “Unía” como el medio más eficaz para lograr la unión con Roma. Lo hicieron a pesar de que la “Unía” no es ni un medio santo ni real de unión; pero para los jesuitas “el fin justifica los medios”. De acuerdo con la ética cristiana, sin embargo, tanto el medio como el final deben ser santos. La unidad de fe y el culto no pueden ser sacrificados con el fin de asegurar la unidad bajo el Papa, cuya sede es en sí misma falsa y contraria al Evangelio ya que subvierte el modelo apostólico de administración dado por Dios,  el sinodal, para implementar la monarquía absoluta del Papa. La verdadera unidad se logra a través de la unidad de la fe, el culto y la administración: este es el modelo de unidad en la antigua Iglesia, que la Iglesia Católica Ortodoxa ha mantenido invariablemente. El método de la Unía introduce una falsa unidad, una unidad sólo de nombre, porque aparte del hecho de que la permisión ilimitada de diversidad en la fe y la adoración, se basa en una eclesiología herética, ya que anula el sistema sinodal de administración de la Iglesia, que es una institución divina, con el primado del Papa, que es una institución humana. En la Iglesia, la diversidad sólo está permitida en cuestiones secundarias de la tradición y la práctica local, siempre que no intervenga en los fundamentos de la fe, el culto y la administración.

Los que en nuestros días se adhieren y promueven la verdadera unidad, unidad en la fe, el culto y la administración, están preocupados por lo que se ha trazado y preparado ​​para nosotros desde arriba (la alta jerarquía) en el diálogo teológico, sin el conocimiento de las personas. Allí,  en el Diálogo, tal como se expresa en el texto Ravenna (que también fue discutido en octubre de 2009 en Chipre) los papistas tentaron a los ortodoxos en la discusión de la hipotética ‘primacía’ universal del Papa, sin la cual ninguna propuesta de unión puede ser aceptada por el luciferino papismo.

Tenemos una nueva Unía a nuestras puertas; a causa de esto, el co-presidente del Comité del Diálogo Mixto, el Cardenal Casper, expresó su satisfacción por el hecho de que los ortodoxos discutieran la primacía universal del Papa en alguna forma por primera vez en siglos. Hemos sido engañados por el Vaticano: no puede haber unión con los papistas sin el primado del Papa. Para que sea de otro modo tendrían que convocar un “concilio ecuménico” para cambiar su eclesiología, para cambiar la Constitución dogmática sobre la Iglesia preparada en el Vaticano II. Incluso si los teólogos católicos que participan en el Diálogo fueran convencidos por los ortodoxos y firmaran un texto rechazando cualquier forma de primacía papal, aceptando que el Papa, junto con los otros patriarcas, son sólo primeros en honor, y aceptando que por encima de todo está la autoridad de los Concilios Ecuménicos, este texto sería rechazado inmediatamente por Roma. Se haría desaparecer, como si nunca hubiera producido. Esto es precisamente lo que ocurrió con el texto Freising de 1990, que condenó la Unía. Roma lo rechazó, la Unía desapareció y Roma nos atrajo a la composición de un nuevo texto sobre la Unía en Balamand, Líbano en 1993. Allí, una delegación ortodoxa reducida (sin representación de seis iglesias autocéfalas) exoneraron la Unía junto con los teólogos papistas a fin de estar en consonancia con el Concilio Vaticano II, que alaba la Unía, para que pudiera seguir siendo un modelo de unidad con los ortodoxos como por los textos de Ravenna y Chipre. Roma, por lo tanto, acepta sólo lo que está en consonancia con sus propias innovaciones y rechaza lo que viene del Evangelio y la Iglesia. ¿Puede esta fachada, esta caricatura de diálogo considerarse un diálogo? ¿Es aceptable para nosotros participar en un  aparente, falso e insincero diálogo; un diálogo cuyo resultado ya se conoce, es decir, el rechazo de todo lo que no esté de acuerdo con el dogma papal?

Desde la dormición del Arzobispo Seraphim, la postura de nuestro liderazgo eclesiástico sobre estas cuestiones ha sido decepcionante. Incluso hemos llegado al punto de que muchos de nosotros estamos considerando la posibilidad de invocar la 15º canon del primer-segundo Concilio (llamado por San Focio en el 861), que permite el cese de la conmemoración de los obispos que no están defendiendo la ortodoxia, justo como ya se hizo en 1970, cuando el Metropolita Agustín de Florina, el siempre memorable Metropolita Pablo de Paramythia y Ambrosio de Elevtheropolus, y casi todos los monasterios del Monte Athos cesaron de conmemorar al Patriarca Atenágoras.

Aunque las nubes del Ecumenismo y el filo-papismo son todavía espesas, el horizonte ha comenzado de nuevo a abrirse, hay corrientes de luz; hay decisión de la Jerarquía de la Iglesia de Grecia del pasado mes de octubre (esta conferencia fue dada en 2010) de proporcionar directrices para sus representantes en el diálogo teológico en las discusiones de «primacía» del Papa, volviendo a la senda de los Santos Padres; también disponemos de su fuerte voz, su acción incansable e incesante, Su Eminencia [se dirige al Metropolita Serafín de Pireo]. Su audacia y franqueza sobre una serie de asuntos de fe y vida nos sorprende. Ya se ha colocado a la cabeza de la lucha anti-papal y anti-ecuménica y las conferencias de hoy (momento en el que se dieron lugar), que tienen lugar bajo su patrocinio lo prueban; hay entre sus compañeros obispos, algunos que firmaron la Confesión de Fe contra el ecumenismo junto con usted, y hay otros obispos que no firmaron pero  que están de acuerdo (con la confesión de fe); seis Hagioritas y una serie de monasterios, masculinos y femeninos, ya han firmado; cientos de abades, hieromonjes, clérigos casados​​, monjes y miles de laicos han firmado y seguirán firmando y que, superando todas las expectativas, han inundado este gran auditorio esta noche.

Esperamos y creemos que no seremos llevados a una nueva Unía, en el reconocimiento de la primacía universal del Papa en cualquier de sus formas. Si, sin embargo,  poderosos e influyentes, nuevos Beccuses[1], Bessariones[2]  e Isidoros[3], imponen este desarrollo, todos nosotros, con la ayuda de Dios y las oraciones de la Santísima Theotokos y todos los santos que han luchado y confesado la fe, volveremos a anularlo y asegurarnos de que no se aplique.

Notas del traductor al español.

[1] Patriarca Juan Bekkos XI o Beccus 1275-1282, quien encarnó la política de unión de las iglesias Griega y Latina.

[2] Basilio Besarión 1403-1472, también conocido como cardenal Besarión, era un metropolita de Constantinopla que encabezó a los unionistas en el concilio de Florencia, terminó siendo cardenal papista y nombrado Patriarca latino de Constantinopla por el Papa Pio II.

[3] probablemente se refiera a un compilador anónimo que se escondía bajo el nombre de un obispo ficticio llamado Isidoro Mercator, siglo IX. Éste es erróneamente relacionado con San Isidoro de Sevilla. En sus compilaciones introdujo falsos decretos sobre muchos temas papales y que produjeron una gran preocupación entre los ortodoxos, sobre todo en lo que concierne a la Trinidad, las relaciones entre el Padre y el Hijo, la inviolabilidad de los bienes eclesiásticos, algunos aspectos de la liturgia y de los sacramentos, la eucaristía y el bautismo.

Fuente: impantokratoros.gr

Traducido por hipodiácono Miguel P. (H.M.P)

Anuncios


Categorías:Ecumenismo, Enseñanzas de padres actuales, Protopresbítero Theodoros Zisis

Etiquetas:, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: