Paráclesis a San Miguel Arcángel

 

%d1%81%d0%be%d0%b1%d0%be%d1%80-%d0%b0%d1%80%d1%85%d0%b8%d1%81%d1%82%d1%80%d0%b0%d1%82%d0%b8%d0%b3%d0%b0-%d0%bc%d0%b8%d1%85%d0%b0%d0%b8%d0%bb%d0%b0-810x1179

CANON

 

Tono 8º

 

 

Oda I

 

Irmos: Limpiemos nuestra alma de toda impiedad, para que con nuestros labios podamos cantar, llenos de reverencia, alabanzas al poder incorporal, que es como el fuego, como la luz resplandeciente.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Tú que eres el archiestratega de las huestes angélicas y has sido adornado con la corona de la sabiduría por la Suprema Sabiduría, ilumina mi mente alejándola del pecado, siendo un digno ejemplo del Señor.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Tu justa sabiduría surge del Espíritu Santo y desciende hasta las profundidades de los abismos. Por eso protégenos para que no caigamos en el pecado y podamos así glorificarte en justicia.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Aplastaste el orgullo del ángel caído bajo tus pies, oh jefe de las huestes angélicas. Por eso nosotros, vencidos por el orgullo y la maldad te suplicamos que destruyas nuestras pasiones.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Soberana de las huestes angélicas, eres un escudo invencible de salvación para el mundo, que nos protege de todo peligro.

 

Oda III

Irmos: Oh fuego del Dios inaccesible, con nuestros labios impuros cantamos incesantemente a la Santísima Trinidad: ¡Santo, Santo, Santo es el Señor nuestro Dios!

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Tú eres la fuerza de los que se dirigen a Dios, eres la luz en la oscuridad. Por eso mi espíritu te alaba.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

El ángel caído no soportó tu esplendor, oh San Miguel, pues fortaleciste a los espíritus rectos y sometiste a los que habían sido esclavizados por el engaño e intercedes por los que acuden a tu presta protección.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Tu espada de fuego ha traspasado nuestras perversiones y ha sembrado la gracia divina en el corazón de los santos del cielo. Ayúdanos igualmente a presentar los frutos del Espíritu en el tiempo señalado por tu divina intercesión.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Eres un gran defensor de los que sufren persecución y de los que son despreciados por el mundo, por lo que los que te honran con admiración, alaban tu poder divino.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Refugio del mundo, sostén inquebrantable de los que se refugian bajo tu protección, oh Virgen llena de Gracia, protégenos y guárdanos de los escándalos intrincados y del pérfido enemigo del hombre.

 

 

A continuación se dicen las siguientes estíqueras:

Como sol que ilumina en medio de las huestes angélicas, has iluminado en el corazón de los que ensalzan contigo a Dios el himno tres veces santo.

Madre de la Luz, aparta de nosotros la oscuridad y otórganos la vestidura luminosa del arrepentimiento para que no seamos arrojados al abismo de la muerte.

 

Ahora se nombran aquellos por quienes se reza esta paráclesis.

 

Letanía

Sacerdote: Ten piedad de nosotros, oh Señor, según tu gran misericordia te suplicamos que nos escuches y tengas piedad.

Coro: Señor ten piedad (3 veces)

 

  1. De nuevo rogamos por nuestro padre y Obispo N. y por todos nuestros hermanos en Cristo.

  1. También rogamos por la vida, paz, salud, salvación, visitación, perdón y remisión de los pecados de los siervos de Dios, los cristianos ortodoxos, los que viven en esta ciudad y los reunidos en este santo templo, sus feligreses y bienhechores.

  1. De nuevo rogamos por los siervos de Dios N. N. (Aquí se insertan los nombres de los fieles por los cuales se ruega) que elevan esta súplica.

  1. Porque eres un Dios misericordioso y amante de la humanidad, te rendimos gloria, oh Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

  1. Amén.

 

Catisma tono 2º

Como la columna de fuego que guiaba al pueblo de Israel por el desierto, ahora los frutos espirituales lucen en nuestros desolados corazones, guiando nuestras mentes por la Luz sin ocaso.

Oda IV

Irmos: Santos Arcángeles, ángeles, principados, tronos, dominios, serafines de seis alas, querubines de muchos ojos, portadores de la sabiduría, poderes, señores divinos, ya que estáis exaltando continuamente en pie ante el trono divino, rogad al Señor para que conceda la paz al mundo, y a nuestras almas su gran misericordia.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Luchaste con Jacob contra las naciones extranjeras. Ahora lucha contra nuestros enemigos invisibles y ven en nuestra ayuda, para que no seamos asediados por la impiedad.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Ayudaste a Isaac a escapar de la masacre por la voluntad divina. Apresúrate ahora a salvarnos de las pasiones, oh bienaventurado Arcángel, pues ponemos toda nuestra esperanza en tu fortaleza divina.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Los ejércitos celestiales se reúnen alrededor del Señor, cantando su Victoria, y de nuestros corazones ascienden oraciones de acción de gracias, como incienso perfumado, a la cámara del gran Rey, pues Cristo nos envió al Espíritu Santo para consolarnos.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Las huestes angélicas se asombraron por el resplandor de Tu virginidad, y nuestras voces alaban la perfección de tus virtudes, oh Theotokos.

Oda V

Irmos: Contemplando tu ojo vigilante, ten piedad de mí, pues yazgo en la ociosidad y duermo el sueño en el lecho de las pasiones. Tú que sufriste voluntariamente por nosotros y ascendiste a la cruz, oh Cristo, resplandece en la noche del pecado, pues eres la Luz de la justicia.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Del sufrimiento de Egipto nos salvaste por tu poderosa protección, y nos condujiste a la tierra de salvación.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Por la dulzura de tus obras y tu inaccesible magnificencia, conmoviste el alma entristecida de Agar. Así, no te olvides de nosotros, pues estamos inmersos en innumerables tribulaciones.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Los tres jóvenes fueron protegidos en el horno de fuego por tu digna protección, oh bienaventurado Arcángel. Por eso, te suplicamos que nos protejas del fuego de la impiedad a los que te veneramos con devoción.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Toda carne es adornada con la belleza de tu intercesión, oh Theotokos, porque nos has hecho dignos de tener tu protección.

Oda VI

Irmos: Ante el Señor me lamento y derramo mi angustia porque mi alma está llena de iniquidades y mi vida cercana al Hades. Te ruego pues, como Jonás, exclamando: ¡Levántame de la corrupción, oh Dios mío!

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Como la luz que brilla milagrosamente con la belleza incorruptible de la gloria divina, oh Arcángel del Señor, así ilumina nuestras mentes con la Luz de la Trinidad.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

El profeta Habacuc fue asediado y el profeta Daniel fue echado al foso de los leones, pero tú los protegiste por el mandato divino, oh San Miguel. Así protégenos también para que podamos cumplir los mandatos del Señor.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Destruiste a Herodes con la espada de la justicia de Dios. Así, destruye también nuestra impiedad y protégenos para cumplir la voluntad divina.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

¿Quién no se maravillará por el misterio que se oculta en Ti, oh Theotokos? Pues de Ti nació sin simiente El que llama a todos a la perfección, concediéndonos Su gran misericordia.

 

A continuación se dicen las siguientes estíqueras:

Como gran defensor de los cristianos, protégenos con tu espada de fuego y destruye nuestra impiedad y nuestra inmundicia.

Oh santísima Theotokos, que en los últimos tiempos diste a luz de una manera inefable a Dios el Verbo, intercede incesantemente ante Él por nosotros, pues tú posees la seguridad de una Madre.

 

Ahora se nombran aquellos por quienes se reza esta paráclesis.

 

Letanía

Sacerdote: Ten piedad de nosotros, oh Señor, según tu gran misericordia te suplicamos que nos escuches y tengas piedad.

Coro: Señor ten piedad (3 veces)

 

  1. De nuevo rogamos por nuestro padre y Obispo N. y por todos nuestros hermanos en Cristo.

  1. También rogamos por la vida, paz, salud, salvación, visitación, perdón y remisión de los pecados de los siervos de Dios, los cristianos ortodoxos, los que viven en esta ciudad y los reunidos en este santo templo, sus feligreses y bienhechores.

  1. De nuevo rogamos por los siervos de Dios N. N. (Aquí se insertan los nombres de los fieles por los cuales se ruega) que elevan esta súplica.

  1. Porque eres un Dios misericordioso y amante de la humanidad, te rendimos gloria, oh Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

  1. Amén.

 

Contaquio tono 3º

Arcángeles de Dios, servidores de la gloria divina, jefes de los ángeles y maestros de los hombres, pedid lo que es bueno para nosotros y la misericordia divina, ya que sois miembros de las huestes celestiales.

Anavathmi

 

Primera antífona de los Himnos de Ascensión del tono 4º

Desde mi juventud me sitiaban pasiones, pero Tú, oh Salvador, me proteges y salvas. (dos veces)

Que sean confundidos por el Señor todos los enemigos de Sión, que sean como hierba quemada por un fuego desolador. (dos veces)

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

 

Toda alma vive por la gracia del Espíritu Santo, y cuando está totalmente purificada se eleva hasta que por un misterio sagrado, resplandece con la Unidad Trinitaria.

Ahora y siempre y por lo siglos de los siglos. Amén.

 

Por el Espíritu Santo, fluyen los arroyos de la gracia, regando toda la creación y llenándola de vida.

Prokímenon, tono 4º

Preciosa es a los ojos del Señor la muerte de sus Santos.

Est.: Que tus sacerdotes vistan con rectitud, que tus fieles griten de alegría.

Lectura del Santo Evangelio

 

Sacerdote:  Para que seamos dignos de escuchar el santo Evangelio, roguemos al Señor nuestro Dios.

Coro: Señor ten piedad (tres veces)

Sacerdote: Sabiduría, en pie, escuchemos el Santo Evangelio. Paz a todos.

Coro: Y con tu espíritu.

Sacerdote: Lectura del Santo Evangelio según San Lucas.

Coro: Gloria a ti Señor, gloria a ti.

(10:16-21)

 

“Quien a vosotros escucha, a Mí me escucha; y quien a vosotros rechaza, a Mí me rechaza; ahora bien, quien me rechaza a Mí, rechaza a Aquel que me envió.” Entretanto, los setenta y dos volvieron y le dijeron llenos de gozo: “Señor, hasta los demonios se nos sujetan en tu nombre”. Díjoles: “Yo veía a Satanás caer como un relámpago del cielo. Mirad que os he dado potestad de caminar sobre serpientes y escorpiones y sobre todo poder del enemigo, y nada os dañará. Sin embargo no habéis de gozaros en esto de que los demonios se os sujetan, sino gozaos de que vuestros nombres están escritos en el cielo”. En aquella hora se estremeció de gozo, en el Espíritu Santo, y dijo: “Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has mantenido estas cosas escondidas a los sabios y a los prudentes, y las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así te plugo a Ti”.

 

 

Coro: Gloria a ti Señor, gloria a ti.

 

 

Tono 2º

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

 

Por las oraciones de tu bienaventurado Arcángel Miguel, borra la multitud de nuestros pecados.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

 

Por las intercesiones de la Madre de Dios, Tú que eres misericordioso borra la multitud de nuestros pecados.

Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa.

Estíquera tono 6º

Cuando mi alma comparezca ante el tribunal de Cristo, oh Arcángel San Miguel, ruégale para que pueda ser salvado del fuego eterno y pueda vivir para siempre ante el trono de la Divina Luz.

Oda VII

Irmos: Cuando los tres jóvenes fueron arrojados al horno en Babilonia, por su fe en la Trinidad, pisotearon las llamas mientras cantaban: ¡Bendito eres Señor, Dios de nuestros padres!

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Defendiste el monasterio de Doquiarou de la invasión de los sarracenos y ahora la Iglesia protege nuestras almas con la espada de fuego de tu protección.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Siendo tu icono una gran protección para nosotros, acudimos a él para que intercedas con tus oraciones ante el Verdadero Icono de la salvación, que es Cristo.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

No nos abandones en medio de nuestra ignorancia y protégenos en medio de nuestras necesidades, oh Arcángel San Miguel. No nos abandones en medio de las tinieblas de la ignorancia y ayúdanos a superar las pruebas presentes.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Eres la puerta de la Salvación que se abre para nosotros, oh santísima Theotokos, y eres la intercesora ante Dios por los pecadores. A ti, oh purísima, te magnificamos.

Oda VIII

Irmos: Contemplándote, oh Sol de justicia, clavado en la cruz, la tierra entera fue sacudida por un terremoto, oh Rey de todos, viéndote padecer. Por eso te rogamos, oh Cristo, que sanes como médico las pasiones de nuestras almas.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Salvaste al joven de la muerte y avergonzaste a aquellos que amaban las riquezas terrenales. Ahora, oh bienaventurado Arcángel, protégeme de la desgracia, y otórgame una conciencia limpia.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Protegiste tu iglesia de Colosas de la ira de los infieles. Protege también ahora las moradas del Señor de toda corrupción.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Lucha con tu espada de fuego contra las herejías que nos asedian, y protege a la Iglesia de Cristo para que lleve a cabo su ministerio sobre los hombres y la verdad sea proclamada a todas las naciones.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Oh santísima Theotokos, eres el puente que nos guía hacia Cristo, la Luz sin ocaso. Te suplicamos que intercedas ante Él para que no caigamos del camino de Sus mandamientos.

Oda IX

Irmos: Allí donde resplandecen tus dones, oh santo Arcángel, se esparce también el poder del maligno, y no pudiendo contemplar el resplandor de tu luz es lanzado al abismo. Por eso te suplicamos que lances contra el maligno tus saetas de fuego y nos libres de toda su astucia y maldad.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Reafirma a los creyentes en la fe, oh bienaventurado Arcángel, y protégenos con tu espada de los asedios del maligno, para que podamos alcanzar la gracia de la salvación.

Santo Arcángel Miguel, ruega a Dios por nosotros.

Sé nuestro intercesor en el momento de la muerte, oh San Miguel, y cúbrenos con las alas de tu misericordia cuando todos los enemigos invisibles nos asedien al pasar por las fronteras de camino hacia el cielo.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Los que indignamente honramos el misterio de tus maravillas, te suplicamos que nos guíes por el Camino de la Salvación para que podamos presentarnos dignamente ante el trono de Cristo.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Mi alma se refugia en Ti, oh Theotokos, y te eleva oraciones para que me protejas ante las turbulencias del maligno. Así, oh Santísima Reina del cielo, te alabamos sin cesar.

En verdad es digno y justo, a ti alabarte Theotokos, siempre santa e inmaculada, Madre de Nuestro Señor. Más venerable que los querubines, e incomparablemente más gloriosa que los serafines, que sin mancha engendraste al Verbo Dios. A Ti verdadera Theotokos, te ensalzamos.

Megalimnario, tono 8º

Alégrate, trompeta que anuncia el fin del mundo, Tú que riges las huestes de los ángeles y los soldados de Cristo. Destierra los pensamientos inicuos con tu espada poderosa y llena de fe a la Iglesia, para que con esperanza y amor se prepare para el temible juicio de Cristo nuestro Dios.

Protege a la Iglesia con la luz de tu divina gracia, oh Arcángel San Miguel, y dirige nuestros corazones a través de los asedios del maligno, para que podamos conducirnos por el camino de la salvación.

Condúcenos por el camino de los ángeles para que podamos alabar con himnos de gratitud tu divina intercesión, pues aunque pecadores, solicitamos tu solícita protección, oh Guerrero de Cristo.

Por tu intercesión, Moisés recibió las tablas de la ley, y por tu audacia, recibimos los mandatos de Cristo. Así, intercede ante Él para que seamos librados del pecado y podamos alabarle con un corazón sincero.

Tú que estás ante el Rey de la gloria, cantando sin cesar el himno tres veces santo, intercede por nuestra tierra y por los pecadores, para que podamos alcanzar la gloria del cielo eterno.

Ejércitos Celestiales, Precursor del Señor, Apóstoles bienaventurados, y todos los Santos, suplicad junto a la Madre de Dios, por nuestra liberación y salvación.

Lector: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros. (tres veces)

Gloria al Padre … Ahora y siempre …

Santísima Trinidad, ten piedad de nosotros. Señor, purifícanos de nuestros pecados. Soberano, perdona nuestras transgresiones. Santo, visítanos y cura nuestras dolencias por tu nombre.

Señor, ten piedad. (tres veces)

Gloria al Padre … Ahora y siempre …

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre. Venga a nosotros tu Majestad, hágase tu Voluntad, así en la tierra como en el cielo. El pan sobreesencial dánosle hoy; perdona nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, y no nos introduzcas en la tentación, mas líbranos del maligno.

Sacerdote: Porque tuyo es el Reino, el poder y la gloria, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Tropario, tono 4

Arcángeles de las huestes celestiales, nosotros los pecadores os suplicamos que por vuestras oraciones, nos cubráis bajo las alas de vuestra gloria inmaterial, para que guardándonos, os exclamemos: liberadnos de los apuros, ya que sois los primeros entre los rangos de las huestes celestiales.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Contaquio, tono 2

Arcángeles de Dios, servidores de la gloria divina, jefes de los ángeles y maestros de los hombres, pedid lo que es bueno para nosotros y la misericordia divina, ya que sois miembros de las huestes celestiales.

Letanía

 

Sacerdote: Ten piedad de nosotros, oh Señor, según tu gran misericordia, te suplicamos que nos escuches y tengas piedad.

Coro: Señor, ten piedad (tres veces)

 

  1. También rogamos por todos los fieles cristianos ortodoxos.

  1. De nuevo rogamos por nuestro padre y Obispo N. y por toda nuestra hermandad en Cristo.

  1. Roguemos también para que obtengamos misericordia, vida, paz, salud, protección, perdón y remisión de los pecados de los siervos de Dios N. N., por los miembros de nuestra parroquia, y por los benefactores de este santo lugar.

  1. Roguemos también por los que hacen el bien en esta santa y venerable iglesia, por todos los que trabajan y cantan y por todo el pueblo aquí presente que espera de ti una grande y abundante misericordia.

  1. De nuevo pidamos para que libre a esta santa iglesia, a esta ciudad, a todas las ciudades y campos del hambre, la ira, las plagas y terremotos, de las inundaciones, de los incendios, de la espada, de las invasiones extranjeras, de la guerra civil y de la muerte súbita; que nuestro Dios, amante de la humanidad, sea misericordioso y se nos muestre favorable y nos libre de toda violencia y enfermedad y del justo castigo que merecen nuestros pecados y tenga misericordia de nosotros.

  1. Señor, ten piedad. (cuarenta veces)

 

  1. Roguemos también para que el Señor, y aunque somos pecadores, escuche nuestra súplica y tenga piedad de nosotros.

  1. Señor, ten piedad. (tres veces)

 

Sacerdote: Escúchanos, oh Dios Salvador nuestro, Esperanza de los que se encuentras en los confines de la tierra y de los que navegan por el mar; sé misericordioso, oh Señor, sé misericordioso, perdona nuestros pecados y ten piedad de nosotros. Porque eres un Dios compasivo y amante de la humanidad y a ti te damos gloria, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

A San Miguel Arcángel

Con la espada de tu intercesión golpea a los enemigos invisibles que nos asedian y hiere con tus divinas flechas nuestros corazones, para que seamos librados de los pensamientos impíos.

Oh Bienaventurado Arcángel San Miguel, recibe las oraciones de tus siervos, y líbranos de los asedios y las tribulaciones.

A la Theotokos

 

Oh Señora nuestra, recibe las oraciones de tus siervos y líbranos de todas las adversidades.

Toda nuestra esperanza está depositada en ti, oh Theotokos, protégenos con tu sagrado velo.

Lector: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Señor ten piedad. (tres veces). Bendice, padre.

El sacerdote, en las puertas reales y cara al pueblo dice la despedida:

 

Despedida

 

Que Cristo nuestro Dios, por intercesión de su purísima e inmaculada Madre, de los santos, célebres e ilustres Apóstoles, de los santos Mártires, gloriosos y triunfadores, de los santos ancestros de Dios, San Joaquín y Santa Ana, de San Miguel Arcángel, de (N. santos del día) cuya memoria hoy celebramos; de (N., patrón de la iglesia) y de todos los santos, ten piedad de nosotros y sálvanos, pues eres bueno y amas a la humanidad.

Entonces, el sacerdote vuelto hacia el icono de Cristo que está en el iconostasio dice:

 

Sacerdote: Por las oraciones de nuestros Santos Padres, Señor Jesucristo, Dios nuestro, ten piedad de nosotros y sálvanos.

Lector: Amén.

Traducido por psaltir Nektario

para cristoesortodoxo.com

Anuncios


Categorías:Oficios, Paráclesis y cánones, San Miguel Arcángel

Etiquetas:, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: