Sobre la televisión. Comentarios de varios santos y gerontas

 

vewneno

Sobre la televisión

Comentarios de varios santos y gerontas

De los consejos espirituales del geronta San Paisios el Athonita

“Sobre cuán perjudicial es la televisión para nuestras almas, especialmente para los jóvenes”

La televisión nos ha hecho un gran daño. Es especialmente destructiva para los niños. Un niño de siete años vino una vez a mi kalyvi. Vi el demonio de la televisión hablando por medio de la boca del niño, exactamente como hablan los demonios por medio de la boca de los poseídos. Era como un recién nacido con dientes. No es fácil encontrar niños normales; se están convirtiendo en pequeños monstruos. Y ves que no pueden pensar por sí mismos, pues sólo repiten lo que han oído o visto en la televisión. Y por eso, para empezar, han hecho aparecer la televisión: para hacer que la gente sea insensible y muda, para que tomen lo que escuchan y ven por televisión como un hecho, y actúen en consecuencia.

“Deberíamos tratar de llevar a nuestros hijos a buscar encender la ‘televisión espiritual’”

(Las madres deben ser ayudadas a) entender que la televisión embota la mente de sus hijos. Pierden la habilidad de pensar por sí mismos, de pensar críticamente, sin mencionar el daño que causa a su vista. Y hablamos de la televisión hecha por el hombre. Pero hay otra clase de televisión: una televisión espiritual. Cuando la gente se arranca su antiguo yo, puede ver en el futuro sin la ayuda de ninguna máquina. ¿Han hablado a sus hijos sobre esta otra clase de televisión?. Si no lo hacen, estas cajas harán que nuestros hijos se vuelvan mudos”.

De los consejos espirituales del geronta Lorenzo de Chernigov

El santo geronta agradable a Dios solía decir: “Bendito, y tres veces bendito, es el hombre que no desea, y que no verá el abominable rostro del anticristo. El que lo ve y escucha sus palabras blasfemas, sus promesas de tesoros terrenales, será engañado e irá a su encuentro y se inclinará ante él. Perecerá junto con él y arderá en el fuego eterno”.

Le preguntaron al geronta: “¿Cuándo sucederá todo esto?”. El geronta dijo con lágrimas: “En el lugar santo, se mantendrá la abominación de la desolación. Y mostrará a los horribles seductores del mundo. Y engañarán a la gente que se hayan alejado de Dios, y obrarán falsos milagros. Y después de ellos, aparecerá el anticristo. Y todo el mundo lo verá al mismo tiempo”.

Entonces, los padres preguntaron al geronta: “¿En qué santo lugar?. ¿En la iglesia?”. El venerable respondió: “No en la iglesia, sino en cada casa. En el rincón, donde ahora están colgados los santos iconos, habrá aparatos fascinadores que engañarán a la gente. Muchos dirán: ‘Necesitamos mirar y escuchar las noticias’. Y he aquí, en las noticias, aparecerá el anticristo. Marcará a la gente con el sello, y aborrecerá a los cristianos. Comenzarán las últimas persecuciones de las almas cristianas que rechacen recibir la marca del maligno. Un cristiano no será capaz ni de comprar ni de vender nada. Pero no desesperéis, pues el Señor no abandonará a Sus hijos. No hay necesidad de temer.

De los consejos espirituales del bienaventurado staretz Antonio de Rusia

Satanás ha conseguido que el hombre disponga todo su estilo de vida de forma que no tenga tiempo para tener tranquilidad, tiempo para contemplar el día pasado, la semana o el mes. Todo está ocupado con entretenimiento. Y en este sistema de entretenimiento, se le ha dado a la televisión el lugar privilegiado y con mayor honor. La parte del tiempo libre del león es “devorada” por él, ese ídolo de la civilización contemporánea. Yo diría que es un déspota cruel y tirano, a quien está sometida la mayor parte de la humanidad, en una servidumbre nunca vista antes en el mundo. Pues los esclavos sienten su posición inferior, porque han sido conducidos a ella por la fuerza. Pero aquí, la servidumbre es voluntaria, incluso agradable a primera vista. Así, los amargos frutos de lo mundano, de la crueldad y la privación demuestran que, en cualquier clase de esclavitud, sólo el amo se beneficia. Y los cuernos del amo incluso asoman fuera de la pantalla. Por tanto, en este sistema que prepara a la gente para la venida del anticristo, a la televisión, no sólo se le ha dado el papel de consumir el tiempo libre, sino que su papel es muchísimo más destructivo. Una persona ve las noticias, incluso noticias ortodoxas, y esto le parece que sea algo necesario y útil, o en cualquier caso, no perjudicial. Pero las noticias actuales ocupan sólo una pequeña porción de tiempo. El resto es un análisis de lo que ha sucedido, esto es, una visión de lo sucedido que debería formarse aquellos que la ven. Y la visión de los usuarios es la que dan aquellos que controlan la información…. A partir de esto, por causa del efecto hipnótico del programa de televisión, una persona pierde su habilidad de pensar por sí misma, de percibir atentamente los hechos que están sucediendo y, finalmente, de formar su propia visión del mundo.

Comenzábamos a hablar del declive en las relaciones de la gente hoy en día. La raíz de este declive yace principalmente en la ausencia de pensamiento individual y consideración de lo que ha sucedido, que se corresponde con una visión del mundo personal. Y esto, sin lugar a dudas, es una justificación para la búsqueda del “yo individual”, hoy en día.

Estaba diciendo esto, porque siempre había alguien en la cocina con mi madre. Por la noche, después de la cena, se preparaba un gran samovar, y todos, fuera quien fuese que pasara la noche allí, se sentaba a beber té. Comenzaba una conversación. ¡Era muy interesante!. Estas historias de gente simple eran muy edificantes. Mi padre se reía por nuestro amor a pasar la noche en la cocina, considerando que no había nada que una persona educada pudiera obtener de beneficio, de gente semi analfabeta. Pero, habiendo pasado un par de noches con nosotros, cambió de opinión. La gente que se reunía allí eran todos ortodoxos y conocían el mundo, pero no por ver la televisión. Hablaban sobre hechos de la vida, de aquello de lo que habían sido testigos, o de lo que habían escuchado de otros testigos. En todo, buscaban algo edificante, el resultado de lo que había sucedido, y de cómo había tomado parte en esto la Divina Providencia, así como de la libre voluntad de la persona. En estas discusiones aparecían una gran variedad de pensamientos y distintas visiones del mundo. La gente de entonces era capaz, no sólo de oír, sino de escuchar, y en general, preferían más escuchar que hablar. Aunque, insisto, cada uno de los presentes tenía algo que decir.

Estoy divagando, pero es interesante que esta gente sencilla, a la vez de aparentar prosperidad y alegría en el imperio, ya preveía la catástrofe que se aproximaba. Y esto no era como resultado de su asociación con los gerontas de Optina o Kiev, o por los sermones del bienaventurado Juan de Kronstadt, sino que era el resultado de su capacidad de observar lo que estaba sucediendo y sacar conclusiones, basadas, no en una abundancia del material disponible, sino en la preservación de la espiritualidad mediante la sociedad. Principalmente la falta de fe, no simplemente fe en la existencia de Dios, sino fe como cumplimiento de los mandamientos de Cristo, es lo que conducía a esta gente a pesar que el desastre venidero era inevitable. Regresaré de nuevo a las reuniones de la “cocina”, pero ahora, con respecto a nuestra vida.

Sí, las reuniones contemporáneas a ese nivel simplemente no son posibles. La cosa es que, cuando la gente se ha reunido en una misma mesa, su relación con la fe es diversa. Como dijo el sabio David: “El insensato dice en su corazón: ‘No hay Dios’” (Salmos 13:1). El rechazo de la existencia de Dios es tanto una locura, como un camino seguro a la locura. Y esta no es la locura de aquellos paganos que fueron iluminados por los apóstoles y santos padres de los primeros siglos del cristianismo. Con respecto a los paganos de hoy en día, el apóstol dijo: “Porque vendrá el tiempo en que no soportarán más la sana doctrina, antes bien con prurito de oír se amontonarán maestros con arreglo a sus concupiscencias. Apartarán de la verdad su oído, pero se volverán a las fábulas” (2ª Timoteo 4:3-4). ¿Qué clase de reunión normal es posible bajo tales condiciones?. A la gente le gusta hablar, pero no escuchar; enseñar, pero no aprender. ¿Qué une a toda esta gente alrededor de una mesa?. Espíritus intoxicantes, y mucha comida, esto es, lo que hay sobre la mesa, no quién está en la mesa. Ningún provecho para el alma puede proceder de tal entorno, pues como enseñaron los santos, no puedes hablar sobre Dios con un estómago lleno, y menos aún, ¡con una cabeza borracha!.

Hay un mal más terrible que el de la televisión, pero desafortunadamente, está lejos de ser el último. Este mal es el debilitamiento de la autoridad de la Iglesia. Está planificado y es diabólicamente astuto. Está en todo: en la burla contra el clero, contra los ritos ortodoxos, en situar lo oculto, el paganismo, en oposición al cristianismo; en todo. Todo está saturado de odio contra la Verdad. No pasará mucho tiempo antes de que abiertamente se burlen del cristianismo y de las cosas sagradas en la televisión. Se propagarán y emitirán programas y emisiones llenas de odio contra la Theotokos; en todo fluirá el veneno diabólico del mal. Sólo estará bajo el velo del humor y la comedia. “La risa del infierno” llevará a cabo el trabajo de ridiculizar todo lo divino y espiritual, claramente hasta el fin. Y el fin estará en el que aparezca e intente tomar el lugar de Dios. Y entrará inmediatamente en todos los hogares. ¿Cómo puede una persona entrar en todos los hogares al mismo tiempo?. Decimos que esta es una de las cualidades de Dios (poder estar presente en todo lugar), incluso los ángeles pueden ir y venir, y existen en el tiempo. Pero la Iglesia enseña que el anticristo entrará inmediatamente en todos los hogares; esto parece ser una contradicción.

Pero no; la Santa Iglesia Católica y Apostólica (Ortodoxa), es la vasija de la verdad, de la verdad divina. Imitando el poder estar presente en todas partes, el anticristo entrará en todos los hogares simultáneamente con la ayuda de la televisión. Todos lo recibirán en su casa, y lo recibirán voluntariamente. Y lo recibirán, pues querrán estar preparados para esto, preparados adecuadamente, porque no hicieron caso de las instrucciones del Buen Pastor de huir al desierto, que a él no lo llama, pues el desierto es aburrido y seco”.

“Padre Antonio, ¿y dónde está ahora este desierto?”. No podía contenerme.

“Muy estimado padre, usted no es lento, pero el enlucido de su iglesia está costando más tiempo del que debería, pues de otra forma no me habría hecho esa pregunta. ¡Pero perdone a un hombre anciano!. Se impresiona por las cosas externas, pero lo que está dentro no le entristece. ¡Un templo no hecho por manos en el alma humana vale más que diez templos de piedra!. Desafortunadamente, el catolicismo fue importado durante el tiempo del maldito Pedro, y especialmente durante la Unia, por lo que ahora juzgamos todo lo externo, como las cruces y las mitras. Coja y lea los escritos del arzobispo hieromártir Hilarion Troitsky, que fue un sabio jerarca. Yo he guardado extractos de sus homilías.

Lo principal en el desierto es la monotonía, no hay nada que llame la atención, todo es lo mismo. El maligno crea un espejismo, como si hubiera vegetación, agua, oro, finalmente, pero debes volverte a Cristo, como los santos moradores del desierto escribieron, y rezaron y se santiguaron, y todo desaparecerá. Y por eso, hoy debes esforzarte por tal estado del alma, para que tus ojos no se dejen atrapar por nada. Para que todo lo que haya a tu alrededor sea el desierto (por si ves algo que te tienta), reza, santiguate, confiesa. Condénate ya que viste una tentación en el desierto, lo cual significa que querías verla, o de forma más precisa, que estabas dispuesto a verla.

Qué, ¿estás sorprendido?. Ahora, te daré este ejemplo. Una persona se va al bosque para recoger setas. Hay muchas setas venenosas allí, pero ni siquiera las distingue o las percibe, no. Sólo hay un tipo de setas que vale la pena buscar; las ve desde lejos, las percibe al instante. Es un buen recolector de setas y su cesta estará llena.

Pero el mal recolector de setas, ese sólo busca setas venenosas, incluso cuando realmente encuentra y percibe que hay una buena y enorme. Y en su cesta no hay nada que mirar. El buen recolector de setas vio las venenosas, las vio, pero no les prestó atención, no le llamaron la atención. Y luego hablará de ellas y recordará las buenas, y su alma…. se iluminará y resplandecerá. (Los buenos pensamientos, las imágenes y las ideas son las buenas setas; las malas sugerencias, el mal a su alrededor, no es recopilado, no es visto, no llama la atención del ojo).

Lo mismo sucede con el pecado. Una persona sólo ve el pecado y a los pecadores a su alrededor, y su atención se dirige a esto. De una forma u otra permitirá que lo que ve entre en su mente, y se convierta así en participante del pecado. Pero no prestes atención a todo este desenfreno, quema tus propias falta hasta hacerlas cenizas, lucha contra ellas y enfádate con ellas, y no habrá deshonra. Ahí está tu desierto. Pero la primera vez que lo percibas, te disgustarás; la segunda vez, ya mostrarás un interés en lo que la gente está haciendo. Y la tercera vez, ¡ya querrás intentarlo!. Esto es así, y por eso se dice que huyamos al desierto. Pero por otro lado, deberías entender esto también literalmente, pues al anticristo no se le permitirá obtener pleno y absoluto control sobre nosotros, pero he visto en Occidente a sus siervos ocultos con cuernos; el Señor no lo permitirá. Por supuesto, el que quiera la salvación, y por su bien abandone la comodidad y el confort de la ciudad y se vaya a un lugar desierto, estará muy seguro. Pero la gente se confortará a sí misma con la posibilidad de salvación en cualquier lugar hasta la Segunda Venida. Pronto asignarán a cada uno un número, para dar una relación de personas al anticristo, y entonces introducirán pasaportes y tarjetas especiales (y esto es serio), y será posible determinar la posición de cada persona. ¿Puede alguien evitar todo esto?. Sí, simplemente no comercies, o compres o adquieras una casa, etc. Y la gente irá a obtener estos números y pasaportes, incluso los que se consideran a sí mismos ortodoxos, e incluso harán cola para obtenerlos. Y qué, ¿habla la Santa Escritura o la Tradición de algo más?. Ahí está tu desierto. La gente confiaba en Dios, y recibió alimento de los ángeles, y se satisfizo con tan poco, que hoy en día mucha gente lo considera como un cuento de hadas, ¡contrario a la razón!.

San Juan de Kronstadt

El teatro calma la vida cristiana para dormirla, destruirla, comunicando a la vida de los cristianos el carácter de la vida de los paganos. “Sintieron sueño y se durmieron” (Mateo 25:5); este desastroso sueño se produce, entre otras cosas, también por el teatro. ¿Y qué más?. Las ciencias, enseñadas en el espíritu del paganismo, la preocupación mundana llevada hasta el exceso, el amor a las ganancias, la ambición y la sensualidad. El teatro es la escuela de este mundo, y del príncipe de este mundo, esto es, el maligno, pero a veces él se transforma en ángel del luz para poder tentar más fácilmente a la gente que no prevé y no se prepara, e introduce a veces una moral aparente en el escenario, y esto se hace para que todos puedan proclamar y decir que el teatro es una institución moral, y que no es menos digno de frecuentar que la iglesia, e incluso, tal vez más, porque en la iglesia todo es lo mismo, mientras que en el teatro hay variedad de obras, escenarios, vestuario y actores.

Muchos hombres, no sólo soportan la carga del maligno con gusto y voluntariamente en sus corazones, sino que se acostumbran tanto que a menudo no la sienten, e incluso se incrementa imperceptiblemente. Sin embargo, a veces el maligno aumenta su peso por diez, y entonces se vuelven terriblemente abatidos y desanimados, murmuran y blasfeman incluso contra el nombre de Dios. Los medios habituales que los hombres de nuestro tiempo toman para alejar su angustia son: los entretenimientos, las cartas, los bailes y los teatros. Pero tales medios aumentarán después incluso más la angustia y el agotamiento de sus corazones. Si de forma feliz se vuelven a Dios, entonces Él quitará el peso de sus corazones, y claramente verán que previamente esa pesada carga yacía en su corazón, aunque frecuentemente no la notaban. ¡Ay, cuántos hombres hay que han “abandonado (a Dios), la Fuente del agua viva, y lanzaron este agua por la cisterna, por cisternas rotas, que no pueden contener agua (viva)!”. Los hombres tienen muchas de estas cisternas; casi todo el mundo tiene la suya propia. Las cisternas rotas son nuestros corazones, nuestras pasiones….

De “Mi vida en Cristo”, San Juan de Kronstadt, p. 324-58 (en inglés).

hqdefault

 

Fuente: 

Traducido por psaltir Nektario B.

Para www.cristoesortodoxo.com

© Septiembre 2016

Anuncios


Categorías:familia ortodoxa, Hogar cristiano, televisión

Etiquetas:, , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: