Paráclesis al Santo Profeta Elías

09.03.12.7298

 

CANON

Tono 4º

Oda I

 

Irmos: Huyendo de la esclavitud de Egipto, el pueblo de Israel, cruzó el mar como si fuera tierra seca y exclamó: ¡Alabemos a nuestro Salvador y Dios!.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Por tu celoso fervor por la verdad, fuiste semejante a los serafines y fuiste elevado al cielo en cuerpo, orando por aquellos que buscan tu intercesión en el tiempo del peligro.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Reprendiste al rey Acab, que se había apartado de la verdad de Dios, sirviendo a los corruptibles ídolos, adorando así sus propias pasiones. Ilumínanos, pues, para que podamos alcanzar la Luz celestial en nuestro cuerpo mortal.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Con la fuerza de tu poderosa oración cerraste el cielo, tratando de abrir los corazones de los hombres cerrados por causa del engaño, para volverlos a Aquel que saca de la cárcel a todos los pecadores.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Árbol celestial, oh santísima Theotokos, alimenta a los que tienen hambre de todas las virtudes, por tus santas oraciones.

Oda III

Irmos: Oh Dios que levantas las bóvedas de los cielos y sostienes a tu Iglesia, afírmanos en tu amor, oh consumación de todos los deseos, constancia de los fieles y único Amante de la Humanidad.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Te entristeciste por el pueblo que se había olvidado de Dios, y con audacia cerraste el cielo, para que todos rogaran por la lluvia que limpia la contaminación del pecado.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Los falsos profetas se reunieron y fueron avergonzados, pues el fuego no descendió sobre sus sacrificios, pero el Señor recibió tu oración y devolvió al pueblo la verdadera fe.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Los sacerdotes inicuos fueron muertos a causa de su falsos sacrificios sin salvación, y con la espada de tu oración te suplicamos que nos alivies del dolor que perturba nuestro cuerpo.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Otorga la paz, oh santísima Theotokos, a los que te honran con un corazón puro.

A continuación se dicen las siguientes estíqueras:

Ascendiste al cielo en un carro de fuego y los ejércitos celestiales fueron a tu encuentro, pues viniste antes de la Segunda Venida de Cristo, para reprender al anticristo y conducir a las ovejas descarriadas al redil de la Verdad.

Oh Theotokos alabadísima, mira con compasión, la miseria de nuestros cuerpos, y sana los dolores de nuestras almas.

Contaquio tono 2

 

En tu celo por Dios, superaste a todos los profetas, y te hiciste digno de ascender al cielo, prefigurando la ascensión de Cristo. Ruégale, pues,  que nos eleve por la escalera de la oración a la cima de las virtudes.

 

 

Ahora se nombran aquellos por quienes se reza esta paráclesis.

 

Letanía

Sacerdote: Ten piedad de nosotros, oh Señor, según tu gran misericordia te suplicamos que nos escuches y tengas piedad.

Coro: Señor ten piedad (3 veces)

 

  1. De nuevo rogamos por nuestro padre y Obispo N. y por todos nuestros hermanos en Cristo.

  1. También rogamos por la vida, paz, salud, salvación, visitación, perdón y remisión de los pecados de los siervos de Dios, los cristianos ortodoxos, los que viven en esta ciudad y los reunidos en este santo templo, sus feligreses y bienhechores.

  1. De nuevo rogamos por los siervos de Dios N. N. (Aquí se insertan los nombres de los fieles por los cuales se ruega) que elevan esta súplica.

  1. Porque eres un Dios misericordioso y amante de la humanidad, te rendimos gloria, oh Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

  1. Amén.

 

Oda IV

 

Irmos: Oh Señor, he escuchado el misterio de tu dispensación, he contemplado tus obras y he glorificado tu Divinidad.

Santo profeta Elías, ruega  a Dios por nosotros.

Los cuervos fueron alimentados con la carne y con el agua que surgió del río, y nosotros, y ahora te suplicamos que intercedas ante el Señor para que nos conceda los frutos de la tierra.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Destierra nuestras pasiones con la lluvia de tus oraciones y siembra en nuestros corazones los lirios florecientes de los pensamientos humildes.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Con el esplendor del Espíritu Santo, y el poder del Padre, con la buena voluntad del Verbo, has mostrado a la Santísima Trinidad indivisible. Así, destierra las turbulentas olas de nuestra pasión para que podamos alcanzar el puerto de salvación.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Refresca, con la rocío de tus oraciones, nuestros corazones llenos de pecados, oh santísima Theotokos, y muéstranos sin mancha en el juicio terrible de tu Hijo.

Oda V

 

Irmos: Ilumínanos con tus mandamientos, oh Señor, y concédenos la paz con la fuerza de tu brazo, oh amante de la humanidad.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Ascendiste en cuerpo al cielo, para interceder por la ejecución de la perfección de la tierra, rogando incesantemente por los que vagan en la noche de este siglo.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Le otorgaste tu túnica a tu discípulo Eliseo, orando con él para erradicar de los corazones sedientos de la verdad, la espina de las pasiones mundanas.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Tu profecía sobre el rey y la reina se hizo realidad, atemorizando a todos, y nosotros, por la protección de tus oraciones nos salvaguardamos de las flechas de las tentaciones del maligno.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Guíanos por la senda del arrepentimiento, oh Theotokos, y fortalece nuestra alma para permanecer invictos en la terrible batalla.

Oda VI

 

Irmos: Ante el Señor me lamento y presento mi angustia. Porque mi espíritu está lleno de iniquidad y mi vida se acerca al Hades. Cómo Jonás te digo: ¡Sácame de la corrupción, oh Dios mío!

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Tres veces soplaste en nombre de la Santa Trinidad y resucitaste al hijo de la viuda, y ahora, con el aliento de tu oración, resucita nuestra alma muerta por las flechas del pecado.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Hiciste abundar la harina y el aceite en casa de la viuda. Así pues, multiplica el pan de la oración y el agua humilde de la contemplación en nuestros corazones.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Abriste el cielo con la oración, alegrando el alma del pueblo. Por eso te rogamos que intercedas por los que están sedientos de la salvación.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Destierra el torbellino de nuestras pasiones y haz descansar sobre nosotros el aliento del Espíritu, oh Theotokos, pues de ti nació la Fuente de nuestra vida.

A continuación se dicen las siguientes estíqueras:

Haciendo surgir tu suave aliento hemos visto al Invisible y en nuestros corazones has dibujado el icono de la recta fe del glorioso Creador.

Oh Toda Pura, que en los últimos tiempos diste a luz de una manera inefable a Dios el Verbo, intercede incesantemente ante Él por nosotros, pues tú posees la seguridad de una Madre.

Ahora se nombran aquellos por quienes se reza esta paráclesis.

 

Letanía

Sacerdote: Ten piedad de nosotros, oh Señor, según tu gran misericordia te suplicamos que nos escuches y tengas piedad.

Coro: Señor ten piedad (3 veces)

 

  1. De nuevo rogamos por nuestro padre y Obispo N. y por todos nuestros hermanos en Cristo.

  1. También rogamos por la vida, paz, salud, salvación, visitación, perdón y remisión de los pecados de los siervos de Dios, los cristianos ortodoxos, los que viven en esta ciudad y los reunidos en este santo templo, sus feligreses y bienhechores.

  1. De nuevo rogamos por los siervos de Dios N. N. (Aquí se insertan los nombres de los fieles por los cuales se ruega) que elevan esta súplica.

  1. Porque eres un Dios misericordioso y amante de la humanidad, te rendimos gloria, oh Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

  1. Amén.

 

Contaquio tono 2º

Profeta y vidente de las grandes obras de nuestro Dios, Elías, el de gran nombre, que con tu palabra detuviste el flujo de las aguas del cielo, ruega por nosotros ante el Único amante de la humanidad.

Anavathmi

 

Primera antífona de los Himnos de Ascensión del tono 4º

Desde mi juventud me sitiaban pasiones, pero Tú, oh Salvador, me proteges y salvas. (dos veces)

Que sean confundidos por el Señor todos los enemigos de Sión, que sean como hierba quemada por un fuego desolador. (dos veces)

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

 

Toda alma vive por la gracia del Espíritu Santo, y cuando está totalmente purificada se eleva hasta que por un misterio sagrado, resplandece con la Unidad Trinitaria.

Ahora y siempre y por lo siglos de los siglos. Amén.

 

Por el Espíritu Santo, fluyen los arroyos de la gracia, regando toda la creación y llenándola de vida.

 

 

Prokímenon

Es preciosa, a los ojos del Señor, la muerte de sus santos.

Versículo:  Yo esperé pacientemente al Señor y Él me socorrió.

 

 

Lectura del Santo Evangelio

 

Sacerdote:  Para que seamos dignos de escuchar el santo Evangelio, roguemos al Señor nuestro Dios.

Coro: Señor ten piedad (tres veces)

Sacerdote: Sabiduría, en pie, escuchemos el Santo Evangelio. Paz a todos.

Coro: Y con tu espíritu.

Sacerdote: Lectura del Santo Evangelio según San Mateo.

Coro: Gloria a ti Señor, gloria a ti.

(11:27-30)

“A mi me ha sido transmitido todo por el Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre conoce bien nadie sino el Hijo y aquel a quien el Hijo quisiere revelarlo. Venid a Mí todos los agobiados y los cargados y Yo os haré descansar. Tomad sobre vosotros el yugo mío, y dejaros instruir por Mí, porque manso soy y humilde en el corazón; y encontraréis reposo para vuestras vidas. Porque mi yugo es excelente y mi carga es liviana”

 

Coro: Gloria a ti Señor, gloria a ti.

 

Tono 2º

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Por la intercesión de tu bienaventurado profeta Elías, borra la multitud de nuestros pecados.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Por la intercesión de la Santísima Madre de Dios, oh Misericordioso, borra la multitud de nuestras iniquidades.

Ten piedad de mi, oh Dios, según tu gran misericordia y por tu gran compasión, borra mis faltas.

Estíquera tono 6º

Los ángeles te protegieron desde tu infancia, envolviéndote con el fuego protector de lo alto, prefigurándote como un serafín por tu amoroso celo por Dios. Intercede ante Él para que incendie nuestras pasiones terrenales con el fuego de tu oración.

Oda VII

Irmos: Cuando los tres jóvenes fueron arrojados al horno en Babilonia, por su fe en la Trinidad, pisotearon las llamas mientras cantaban: ¡Bendito eres Señor, Dios de nuestros padres!

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Condujiste al pueblo extraviado a Dios, y te mantuviste invicto ante el malvado rey, haciendo invencible al más grande Rey. Intercede ante Él para que nos libere de la esclavitud de nuestras pasiones.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

En el libro de tu corazón has escrito multitud de oraciones y juicios. Por eso te suplicamos para que podamos ser inscritos en el libro de la vida.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Seca el pecado de nuestra alma cansada que no encuentra la fuente de la tranquilidad, mas te rogamos, oh santo Elías, que intercedas ante Cristo para que nos envíe en aliento fresco del Espíritu Santo.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Te has mostrado más excelsa que los ángeles con el adorno de tus virtudes, oh Theotokos. Así, te rogamos para nos sean concedidas por el Único poderoso.

Oda VIII

Irmos: Glorificad al Rey de los Cielos, a quien los ejércitos celestiales alaban y exaltadlo por los siglos de los siglos.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Destierra nuestras enfermedades con el poder de tu oración y envía a nuestras almas el rocío de la humilde reflexión, eliminando así el furor de nuestro orgullo.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Abre el cielo de nuestro corazón y concédenos el arrepentimiento con el rocío fulgurante de tu oración, para que podamos obtener los ricos frutos de la sabiduría.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Deposita en nuestros corazones la radiante luz de tus oraciones, para que sean disipadas las tinieblas de nuestros pecados.

Ahora y siempre, y por los siglos, de los siglos. Amén.

Corta, oh Theotokos, con la espada de la oración nuestros malos pensamientos y guíanos hacia la luz del arrepentimiento.

Oda IX

Irmos: Tú eres la montaña santa por la que Dios ha subido, tú eres la Roca del desierto no cortada por donde mana el manantial de la vida eterna, Cristo nuestro Dios, que tomó nuestra naturaleza para salvarnos. Por eso, oh bienaventurada Theotokos, te magnificamos.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Nadie puede relatar tu celo por el Señor, ni adentrarse en el interior de tu sabiduría, pues realmente luchaste contra el pueblo que oscurecía la luz de la Verdad.

Santo profeta Elías, ruega a Dios por nosotros.

Enciende la antorcha de nuestro corazón con el fuego de tus oraciones, para que podamos salir de la pesada oscuridad de las tentaciones.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo

Levántanos hacia el arrepentimiento, pues estamos acostado en el lecho de nuestros pecados y extiende la mano inmarcesible de tus oraciones para que nuestras humildes oraciones sean aceptadas ante el trono del Altísimo.

Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Sobrecargados por la multitud de nuestros terribles pecados, nos dirigimos a ti como hacia una vía de escape, oh Theotokos, para que nos libres de la persecución de nuestras pasiones.

En verdad es digno y justo, a ti alabarte Theotokos, siempre santa e inmaculada, Madre de Nuestro Señor. Más venerable que los querubines, e incomparablemente más gloriosa que los serafines, que sin mancha engendraste al Verbo Dios. A Ti verdadera Theotokos, te ensalzamos.

 

 

Megalimnario

Alégrate, altar terrible del fuego eterno, heraldo y espejo de los profetas, que anunciaste la segunda venida de Cristo, oh fructífero árbol del juicio venidero, dominador de las pasiones con la divina intercesión de tus oraciones.

Con tu poderosa oración cerraste el cielo, y así, te suplicamos que abras nuestros corazones endurecidos hacia Cristo, el que está sentado en el trono sobre los querubines, para que disponga también su trono en nuestro corazón por tus humildes oraciones.

Ascendiste al cielo en un carro de fuego, realizando el camino desde la tierra. Ahora extiende tus manos hacia nosotros, para que podamos alcanzar el puerto de la salvación.

Concediste a tu discípulo el don de las virtudes curativas. Concédenos la renovación de nuestra vida a los que humildemente te honran, oh santo Elías.

Desciende tu oído desde lo alto del cielo, para que podamos ofrecerte el canto celestial, y escucha el lamento de nuestros corazones asediados por el fuego de la adversidad, otorgándonos, oh bendito Elías, el rocío de la misericordia divina.

Concédenos lágrimas por los pecados que afligen a Dios e intercede ante el divino Maestro para que nos conceda el perdón en el día de su temible juicio.

Ejércitos Celestiales, Precursor del Señor, Apóstoles bienaventurados, y todos los santos, suplicad junto a la Madre de Dios, por nuestra liberación y salvación.

Lector: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros. (tres veces)

Gloria al Padre … Ahora y siempre …

Santísima Trinidad, ten piedad de nosotros. Señor, purifícanos de nuestros pecados. Soberano, perdona nuestras transgresiones. Santo, visítanos y cura nuestras dolencias por tu nombre.

Señor, ten piedad. (tres veces)

Gloria al Padre … Ahora y siempre …

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre. Venga a nosotros tu Majestad, hágase tu Voluntad, así en la tierra como en el cielo. El pan sobreesencial dánosle hoy; perdona nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, y no nos introduzcas en la tentación, mas líbranos del maligno.

Sacerdote: Porque tuyo es el Reino, el poder y la gloria, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Tropario

Brillaste con el fuego de la verdad, oh profeta Elías,  y quemaste al pueblo sin ley, dirigiendo hacia el arrepentimiento a los que se habían apartado de la verdad, para depositar en sus almas el ascenso al cielo por la divina intercesión de tus oraciones.

Letanía

 

Sacerdote: Ten piedad de nosotros, oh Señor, según tu gran misericordia, te suplicamos que nos escuches y tengas piedad.

Coro: Señor, ten piedad (tres veces)

 

  1. También rogamos por todos los fieles cristianos ortodoxos.

  1. De nuevo rogamos por nuestro padre y Obispo N. y por toda nuestra hermandad en Cristo.

  1. Roguemos también para que obtengamos misericordia, vida, paz, salud, protección, perdón y remisión de los pecados de los siervos de Dios N. N., por los miembros de nuestra parroquia, y por los benefactores de este santo lugar.

  1. Roguemos también por los que hacen el bien en esta santa y venerable iglesia, por todos los que trabajan y cantan y por todo el pueblo aquí presente que espera de ti una grande y abundante misericordia.

  1. De nuevo pidamos para que libre a esta santa iglesia, a esta ciudad, a todas las ciudades y campos del hambre, la ira, las plagas y terremotos, de las inundaciones, de los incendios, de la espada, de las invasiones extranjeras, de la guerra civil y de la muerte súbita; que nuestro Dios, amante de la humanidad, sea misericordioso y se nos muestre favorable y nos libre de toda violencia y enfermedad y del justo castigo que merecen nuestros pecados y tenga misericordia de nosotros.

  1. Señor, ten piedad. (cuarenta veces)

 

  1. Roguemos también para que el Señor, y aunque somos pecadores, escuche nuestra súplica y tenga piedad de nosotros.

  1. Señor, ten piedad. (tres veces)

 

Sacerdote: Escúchanos, oh Dios Salvador nuestro, Esperanza de los que se encuentras en los confines de la tierra y de los que navegan por el mar; sé misericordioso, oh Señor, sé misericordioso, perdona nuestros pecados y ten piedad de nosotros. Porque eres un Dios compasivo y amante de la humanidad y a ti te damos gloria, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

 

Tropario tono 2º

Destierra, oh bendito Elías, la enfermedad de todos los que te honran, y detén el río de nuestros dolores, haciendo brillar la alegre luz de Cristo, e intercediendo ante Él para que salve las almas de los que te honran con piedad.

A la Theotokos

 

Señora, oh Señora nuestra, recibe las oraciones de tus siervos y líbranos de todas las adversidades.

Toda nuestra esperanza esta depositada en ti, oh Theotokos, protégenos con tu sagrado velo.

Lector: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Señor ten piedad. (tres veces). Bendice, padre.

El sacerdote, en las puertas reales y cara al pueblo dice la despedida:

 

Despedida

 

Que Cristo nuestro Dios, por intercesión de su purísima e inmaculada Madre,  de los santos, célebres e ilustres Apóstoles, de los santos Mártires, gloriosos y triunfadores, de los santos ancestros de Dios, San Joaquín y Santa Ana, de San Elías el profeta,  de (N. santos del día) cuya memoria hoy celebramos; de (N., patrón de la iglesia) y de todos los santos, tenga piedad de nosotros y nos salve, pues es bueno y amante de la humanidad.

Entonces, el sacerdote vuelto hacia el icono de Cristo que está en el iconostasio dice:

 

Sacerdote: Por las oraciones de nuestros Santos Padres, Señor Jesucristo, Dios nuestro, ten piedad de nosotros y sálvanos.

Lector: Amén.

saint-elias-the-prophet-icon

Traducido por psatir Nektario B.

para cristoesortodoxo.com ®

Anuncios


Categorías:Paráclesis y cánones

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: