Akathisto a San Basilio el Grande

St-Vasilios-Basil-the-Great

Contaquio I

Oh ministro elegido del Rey del cielo y gran jerarca de la Iglesia de Cristo, que brillaste en todo el mundo por la confesión de la recta fe y poseíste audacia ante la Santa Trinidad. Protégenos de todas las desgracias, pues te clamamos con compunción: ¡Alégrate, oh Basilio, santo y gran jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia!

Ikos I

El Creador de los ángeles, que te eligió desde el principio para ser una gran luminaria de su Iglesia, oh bendito padre Basilio, te reveló como un ángel en tu forma de vivir, pues habiendo luchado en el desierto con las hazañas del ascetismo y la gran contemplación de Dios, te apresuraste a las alturas de la virtud. Por lo cual, oh tú que adquiriste la gloria en el cielo, acepta de nosotros, los humildes que se atreven a alabarte, estos himnos de veneración:

Alégrate, oh Basilio, homónimo de realeza.

Alégrate, gran jerarca de Cristo.

Alégrate, pilar inquebrantable de la Iglesia.

Alégrate, honorable vástago de una santa familia.

Alégrate, pues desde tu juventud serviste al Rey del cielo con toda diligencia.

Alégrate, pues con la sabiduría terrenal, e incluso con la celestial, enriqueciste tu mente.

Alégrate, pues con tu amigo Gregorio el Teólogo sobresaliste en filosofía.

Alégrate, pues con sabias palabras convertiste a Euplo, tu maestro, a Cristo.

Alégrate, preservador maravilloso de pureza y castidad.

Alégrate, guía fiel a la salvación.

Alégrate, pues refutaste las herejías que destruyen el alma.

Alégrate, maestro divinamente inspirado del mundo entero.

Alégrate, oh Basilio, santo y gran jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia.

Contaquio II

Viendo a la Iglesia de Cristo asediada por la tormenta de la herejía de Arrio, y sometiéndote a la llamada de Dios, oh venerable padre, saliste del desierto que amabas y fuiste a la ciudad de Cesarea, donde recibiste la gracia del sacerdocio y fuiste ordenado arzobispo, proclamando en alta voz las nuevas de la salvación a todos los confines de la tierra, enseñando a los fieles durante todos los días de tu vida a cantar y a conocer al Creador de todo: ¡Aleluya!.

Ikos II

Iluminando el entendimiento de los fieles con el conocimiento de Dios, oh Basilio, santo jerarca de Cristo, esclareciste la naturaleza de las cosas, y les enseñaste a reconocer al Dios invisible en las creaciones de sus manos. Por tanto, iluminados por tus enseñanzas divinamente sabias, te clamamos así:

Alégrate, tú que iluminaste a los fieles con el conocimiento del Dios que creó todas las cosas en seis días.

Alégrate, tú que les enseñaste a alabar sus maravillosas obras como son.

Alégrate, palacio adornado con toda la sabiduría.

Alégrate, cofre del tesoro lleno de sabiduría.

Alégrate, pues nos has enseñado a ver los misterios de la sabiduría de Dios en todo el mundo.

Alégrate, pues nos has instruido para ver la majestad de Dios incluso en las cosas más pequeñas.

Alégrate, pues describiste la belleza de la luz primigenia.

Alégrate, pues señalaste el poder de las primeras palabras de Dios en el universo.

Alégrate, pues comparaste la gloria terrenal con la hierba que se seca rápidamente.

Alégrate, pues mostraste que hemos de ver a Cristo, el Sol de justicia, en la magnificencia de las luminarias del cielo.

Alégrate, pues por el trabajo de una pequeña criatura alejaste a la gente de la pereza.

Alégrate, pues ordenaste al hombre, el rey de todas las criaturas, obtener el gobierno sobre las pasiones.

Alégrate, oh Basilio, santo y gran jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia.

Contaquio III

Fortalecido por el poder de lo alto, oh santo padre Basilio, luchaste contra Julián, el apóstata de Dios, y suplicaste al Señor y a su purísima Madre alejar sus complots contra los cristianos, para que todos pudieran cantar con acciones de gracias al único Dios: ¡Aleluya!.

Ikos III

Teniendo gran celo por Dios Todopoderoso, y tomando sus palabras en tu mano como una espada, rápidamente cortaste la cizaña de la impiedad pagana de Julián, e hiciste a los fieles firmes en la piedad. Enséñanos también, oh venerable padre, a servir al único Dios sólo con una vida pura, pues te clamamos así:

Alégrate, pues con valentía denunciaste al orgulloso Julián por su apostasía de Dios.

Alégrate, pues alejaste su odioso complot contra Cristo.

Alégrate, pues lo heriste con tu lacrimosa oración como con una lanza.

Alégrate, pues anunciaste de antemano su pronta destrucción.

Alégrate, pues libraste al pueblo de Dios de la idolatría, igual que lo hiciera Moisés en la antigüedad.

Alégrate, pues desarraigaste la cizaña de la impiedad.

Alégrate, pues proveíste a los fieles abundantemente con el alimento de las divinas palabras.

Alégrate, pues regaste el corazón de los hombres con las corrientes de la gracia.

Alégrate, pues nos amonestaste a mantenernos firmes en los mandamientos de Cristo.

Alégrate, pues con tu forma de vida confirmaste la enseñanza de tu boca.

Alégrate, siervo bueno y fiel.

Alégrate, obrero diligente de la viña de Cristo.

Alégrate, oh Basilio, santo y gran jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia.

Contaquio IV

Por el poder del Espíritu que permanecía en ti, oh santo de Dios, alejaste la tempestad de la ira del emperador Valente, que persistía en la herejía arriana, y diste la paz a la Santa Iglesia y en tus santas obras y fervientes súplicas a Dios le cantabas con regocijo: ¡Aleluya!

Ikos IV

Escuchando que tú, oh jerarca de Dios, te reafirmabas en la Verdad, y que todos los fieles escuchaban tu voz, el impío Valente deseó alejarte de la recta fe, y por esta causa te envió a ver a su gobernador, Modesto, y más tarde viniste a Cesarea. Pero tú, oh padre portador de Dios, permaneciste impasible tanto a la ira del emperador como a las amenazas de su temor general. Y glorificando así tu firme confesión, te clamamos:

Alégrate, invencible campeón de la recta fe.

Alégrate, pastor dispuesto a dar la vida por los fieles.

Alégrate, pues mostraste la firme confesión de Pedro.

Alégrate, pues manifestaste el celo de Elías por la gloria de la Santa Trinidad.

Alégrate, pues disipaste la ira del impío emperador con la divina magnificencia de tu sagrado servicio.

Alégrate, pues cerraste la boca de la herejía general con tus palabras divinamente sabias.

Alégrate, pues no te intimidaste por la amenaza del destierro y las torturas.

Alégrate, pues incluso deseaste recibir la muerte por Cristo.

Alégrate, pues sufriste persecución por la fe.

Alégrate, pues tras muchas tribulaciones entraste en el gozo del Señor.

Alégrate, pues sin temor proclamaste la Verdad de Cristo frente a los reyes y gobernantes.

Alégrate, pues por una firme confesión te mostraste como un fiel siervo del Rey del cielo.

Alégrate, oh Basilio, santo y gran jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia.

Contaquio V

Te mostraste como una estrella divinamente guiada, oh Basilio, santo jerarca de Cristo, iluminando la noche oscura de las tribulaciones con los rayos radiantes de la misericordia, disipando la oscuridad de la desgracia y señalando el camino recto del reino del cielo a todos los que navegan por el tormentoso mar de la vida, para que, regocijándose, puedan cantar al Dios que salva: ¡Aleluya!

Ikos V

Los que te vieron como un padre solícito, oh santo jerarca de Dios, te ayudaron diligentemente en medio de los peligros y tristezas, y tú los trataste con misericordia, proveyéndoles en ti a un modelo de verdadera fe. Oh bondadoso padre, sé también para nosotros una ayuda veloz, pues estamos asediados por la tempestad de los pecados y las tribulaciones, mas te clamamos con amor:

Alégrate, faro de amor que brilla por Cristo.

Alégrate, pues imitaste la misericordia del Padre celestial.

Alégrate, rico tesoro de los que no tienen nada.

Alégrate, refugio seguro en medio de las necesidades.

Alégrate, pues alimentaste a los hambrientos, como lo hizo José en la antigüedad.

Alégrate, pues, en Cesarea encontraste muchos hogares para los desprovistos de hogar y los pobres.

Alégrate, pues, como el buen samaritano, vendaste las llagas de los leprosos con tus propias manos.

Alégrate, pues sanaste al enfermo Modesto, tu perseguidor, y lo salvaste de ser asesinado por el pueblo.

Alégrate, pues defendiste a la pobre viuda de la maldad del gobernador.

Alégrate, pues pediste a Dios el perdón de los pecados de una mujer pecadora.

Alégrate, padre de los huérfanos y consuelo de los que sufren.

Alégrate, pues devuelves a los que perecen en el pecado a su sentido y los estableces en la rectitud.

Alégrate, oh Basilio, santo y gran jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia.

Contaquio VI

Te mostraste como un predicador de la Verdad de Cristo para todo el mundo, oh santo jerarca y padre Basilio, pues penetraste en los corazones pecadores con el poder lleno de gracia de tus palabras, como con una espada afilada, y los condujiste al arrepentimiento, para que todos pudieran cantar a la Santa Trinidad con un corazón puro: ¡Aleluya!

Ikos VI

Brillaste en el firmamento de la Iglesia, oh padre Basilio, como una gran y radiante luminaria iluminando todo el mundo con el entendimiento de la verdadera fe, y alejando la oscuridad de las pasiones pecaminosas, por lo que te pedimos que también nos libres a los que te clamamos así:

Alégrate, fiel siervo de la Santa Trinidad.

Alégrate, esclarecedor divinamente iluminado de los misterios de la fe.

Alégrate, pues proclamaste en alta voz que el Hijo es consustancial y que con el Espíritu igualmente es entronizado con el Padre.

Alégrate, pues hiciste clara a los fieles la verdad de la Luz pre-eterna que brillaba de la Luz pre-eterna.

Alégrate, pues confesaste al Señor y Salvador como Dios encarnado y Creador de todos los siglos.

Alégrate, pues diste a conocer el misterio de las dos naturalezas y una hipóstasis en Cristo Dios.

Alégrate, pues con el poder real de tus palabras ordenaste al rico abrir sus graneros.

Alégrate, pues por tu enseñanza alejaste a la multitud de las ganancias deshonestas.

Alégrate, pues como un rayo aniquilaste las almas destruyendo la embriaguez por tus palabras.

Alégrate, pues arrancaste de raíz la dureza de corazón y la envidia del corazón de los hombres.

Alégrate, celoso instructor de la templanza.

Alégrate, incansable predicador del arrepentimiento.

Alégrate, oh Basilio, santo y gran jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia.

Contaquio VII

Deseando proteger a los fieles de las asambleas de los arrianos, oh Basilio, santo de Dios, adornaste toda la iglesia, y sabiamente estableciste el compungido rito de la Divina Liturgia. De tu boca salieron muchas oraciones de dulce fragancia. Y por eso te pedimos que intercedas por el perdón de nuestros pecados y nuestros corazones que se han dormido, para que glorifiquemos a la Santa Trinidad, clamando: ¡Aleluya!

Ikos VII

Los fieles vieron en ti a un nuevo Aarón, oh santo padre Basilio, cuando con divina majestad servías el Sacrificio sin sangre, resplandeciendo con los dones del Espíritu como con vestiduras recubiertas con piedras preciosas. Intercede ahora por la Iglesia en el altar de lo alto, y recuérdanos constantemente, pues te clamamos con compunción:

Alégrate, jerarca de Dios, que recibiste la gracia abundante del sacerdocio, como Aarón.

Alégrate, pues adquiriste confianza en la oración por el pueblo.

Alégrate, sabio celebrante de los misterios de Dios.

Alégrate, pues adornaste bien los ritos de la Iglesia.

Alégrate, pues aprendiste el oficio de la Liturgia de Cristo mismo, como lo hizo el apóstol Santiago.

Alégrate, hombre de oración iluminado por el Espíritu de Dios.

Alégrate, pues durante el oficio fuiste iluminado con la luz celestial, como la perciben algunos.

Alégrate, pues fuiste rodeado por los ángeles, como por hombres resplandecientes.

Alégrate, pues por tu primera oración nos preparamos para participar de los Misterios de Cristo.

Alégrate, pues con tus palabras en la tarde de Pentecostés, hacemos nuestras peticiones de rodillas.

Alégrate, gloria y adorno del trono jerárquico de Cesarea.

Alégrate, pues impartes de Dios la fuerza a los sacerdotes de toda la Iglesia en su ministerio.

Alégrate, oh Basilio, santo y jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia.

Contaquio VIII

Una asombrosa y gloriosa visión fue revelada al venerable Efrén el Sirio sobre ti, oh santo jerarca Basilio, pues un día Dios te mostró a él como pilar de fuego elevándose hacia la altura del cielo, y más tarde, cuando viniste a Cesarea, este venerable te vio enseñando con una lengua de fuego, y con compunción clamó a Dios: ¡Aleluya!

Ikos VIII

Fuiste completamente cubierto de llamas con la luz celestial del amor seráfico, oh Basilio portador de Dios, pues tus palabras eran como relámpagos que quemaban las herejías, pero iluminaban las almas de los fieles con las llamas de la fe y el amor. Por eso, por tus súplicas, oh padre, concédenos que podamos tener una pequeña chispa de tu amor, para que clamemos así:

Alégrate, pilar de fuego que reduce las herejías a cenizas.

Alégrate, fuego ardiente de la verdadera fe y del amor sincero.

Alégrate, denunciador diestro de la falsedad de la herejía de Arrio.

Alégrate, ardiente celoso de la Verdad de Cristo.

Alégrate, pues avergonzaste al orgulloso Eunomio, que blasfemó contra el Hijo de Dios.

Alégrate, pues disputaste por la blasfemia de los macedonianos contra el Espíritu Santo.

Alégrate, pues redujiste a nada la vana creencia de Nestorio.

Alégrate, defensor ardiente del honor de la Santísima Theotokos.

Alégrate, maestro de la fe, que proclamaste palabras iluminadas.

Alégrate, olivo divinamente plantado, que produjo muchos santos para la Iglesia.

Alégrate, vid que portaba divinos y sabios campeones de la Ortodoxia.

Alégrate, oh Basilio, santo y gran jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia.

Contaquio IX

Toda la asamblea de los herejes fue incapaz de resistir el poder de la gracia que permanecía en ti, oh santo padre, pues por el poder de tu oración arrebataste de las garras del enemigo a un joven que había caído bajo la autoridad del maligno, y lo devolviste como penitente a Cristo, cantando con acción de gracias a Dios nuestro Salvador: ¡Aleluya!

Ikos IX

Muchos herejes que fueron conquistados por tu divina retórica inspirada y que contemplaron el glorioso milagro realizado con el joven, se unieron a la Iglesia, oh santo jerarca Basilio. Intercede para que también nosotros podamos ser fieles y obedientes hijos, y podamos clamarte:

Alégrate, pues iluminaste todos los confines de la tierra con la doctrina celestial.

Alégrate, pues venciste los poderes oscuros del infierno con la gracia de Cristo.

Alégrate, pues liberaste al joven de las garras del maligno.

Alégrate, pues lo alimentaste con el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Alégrate, pues no dejaste perecer a ninguna alma redimida por la Sangre de Cristo.

Alégrate, pues rogaste a Cristo para que perdonara al joven que había caído en el pernicioso pecado.

Alégrate, pues asombraste al pueblo con tus gloriosos milagros.

Alégrate, pues por la conversión del perdido causaste el regocijo de los ángeles.

Alégrate, pues nos enseñaste a pedir la protección del Señor de los ángeles.

Alégrate, pues por tu súplica los ángeles guardianes se aprestan hacia nosotros.

Alégrate, pues concediste la liberación de los asaltos del enemigo.

Alégrate, rápido defensor en tiempo de tentaciones.

Alégrate, oh Basilio, santo y gran jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia.

Contaquio X

Deseando salvar a sus criaturas dotadas de razón, el Creador te mostró como un firme defensor de los fieles, oh padre Basilio, y un conservador de Su Iglesia, para que por ti, la luz de la Ortodoxia pudiera ser revelada al mundo entero, y todos los fieles pudieran cantar en acción de gracias a la Santa Trinidad: ¡Aleluya!

Ikos X

Te mostraste como un baluarte de la Iglesia y una muralla de defensa firme para los fieles, oh Basilio, grande entre los jerarcas, cuando en tu ciudad de Nicea, las puertas de la Iglesia se abrieron por el poder de tu oración, y revelaste así la Verdad de la recta fe, y cerraste las bocas de los que blasfemaban contra el nombre de Cristo. Para los que ahora confesamos al Señor y salvador de una forma ortodoxa, abre las puertas de la misericordia de Dios por tu ayuda, oh padre, para que podamos clamarte:

Alégrate, ángel terrenal, conservador de la Iglesia de Cristo.

Alégrate, defensor de los fieles, elegido de antemano por Dios.

Alégrate, pues por tu oración abriste las puertas de la Iglesia, así como el antiguo Elías abrió los cielos.

Alégrate, pues devolviste a los fieles la santa iglesia que había sido confiscada por los herejes.

Alégrate, pues preservaste la Iglesia de Cristo intacta de falsas doctrinas.

Alégrate, pues magnificaste el gran nombre de Cristo en los cielos y sus maravillas en la tierra.

Alégrate, pues estableciste la Ortodoxia por todo el mundo.

Alégrate, pues por ti se alejó el orgullo de los indignos.

Alégrate, pues por ti fue exaltada la humildad de los fieles.

Alégrate, pues por ti fue glorificada la santa fe.

Alégrate, pues por ti se adornó maravillosamente la Iglesia de Cristo.

Alégrate, oh Basilio, santo y gran jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia.

Contaquio XI

Es mas digno que se te ofrezcan himnos celestiales que terrenales, oh maravilloso Basilio, pues fuiste la revelación del cielo sobre la tierra, y trasladaste la mente de los fieles al cielo por tus sabias y divinas enseñanzas. Y ahora, míranos con misericordia desde el cielo, y concédenos la gracia sobreabundante de Cristo Dios, el Dador de la compasión, a quien tú y los ángeles del cielo cantan continuamente: ¡Aleluya!

Ikos XI

Oh faro radiante, fuiste completamente iluminado con muchos dones y virtudes de Dios, oh Basilio, santo de Dios. Ilumínanos también con ellos, y guíanos al reino celestial, pues te clamamos:

Alégrate, resplandor siempre reluciente y ornamento siempre dispuesto de la Iglesia de Cristo.

Alégrate, pues has concedido a los cristianos de todo tiempo la fortaleza en la recta fe.

Alégrate, pues perfeccionaste los talentos que Dios te confió.

Alégrate, pues recogiste de la sabiduría terrenal todo lo provechoso para la salvación.

Alégrate, pues impartiste la sanación milagrosa al hijo del emperador, para gloria de la recta fe.

Alégrate, pues percibiste la casta vida del sacerdote Anastasio y su mujer.

Alégrate, pues perdonaste mansamente a los que te ofendían.

Alégrate, pues por la humildad y la paciencia asombraste las ofensas hechas contra ti.

Alégrate, pues confirmaste para los monjes la regla de la vida perfecta.

Alégrate, pues reuniste a muchos monjes en los monasterios.

Alégrate, pues legaste reglas, cánones y doctrinas de salvación para herencia de la Iglesia.

Alégrate, pues en tus escritos divinamente sabios otorgaste un tesoro incalculable para la edificación de los cristianos.

Alégrate, oh Basilio, santo y gran jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia.

Contaquio XII

Cristo Dios te concedió una gran gracia, oh santo padre y jerarca Basilio, para atraer no solo a los perdidos al arrepentimiento, sino para convertir a muchos infieles a Cristo, pues cuando ya estabas enfermo por los temores, y con la sabia mirada en tu bendito final, iluminaste con el santo bautismo a tu médico judío, a su mujer y a sus hijos, y con ellos cantaste himnos de acciones de gracia a la Santa Trinidad: ¡Aleluya!

Ikos XII

Todos los fieles te cantan grandes alabanzas, oh gran jerarca Basilio, pues obraste grandemente sobre la tierra, hasta el final de tu vida, y por la gloria de la justa fe, entraste en el Santo de los santos en el cielo, y como siervo fiel de Dios, te pusiste ante la Santa Trinidad, donde rezas continuamente por nosotros, tus hijos, oh padre bondadoso, para que podamos cantarte con fe y amor:

Alégrate, sacerdocio real, alabado Basilio.

Alégrate, morada adornada de la Santa Trinidad.

Alégrate, pues glorificaste al Rey del cielo con la obra de los milagros.

Alégrate, pues no abandonaste tu celo por la gloria de la fe incluso durante tu enfermedad fatal.

Alégrate, pues pediste a Dios que prolongara tu vida milagrosamente por el bien de la conversión del que no creía.

Alégrate, pues, levantándote de tu lecho mortal, iluminaste con tus propias manos el santo bautismo.

Alégrate, pues venciste el poder de la herejía por tus esfuerzos y sabiduría.

Alégrate, pues pediste la victoria sobre los enemigos para los justos reyes creyentes.

Alégrate, pues en tus obras participaste en el camino de los apóstoles.

Alégrate, pues con los santos jerarcas Gregorio el Teólogo y Juan Crisóstomo fuiste glorificado con igual honor, según tu mandato.

Alégrate, pues brillaste por la incorrupción de tus reliquias y fuiste coronado con la gloria en el cielo.

Alégrate, gran y ferviente ayuda concedida por Dios.

Alégrate, oh Basilio, santo y gran jerarca, lámpara universal de la Ortodoxia.

Contaquio XIII

Oh Basilio, santo y gran jerarca de Cristo, faro de la Ortodoxia y baluarte de los fieles. Mira desde el cielo estas alabanzas que te ofrecemos, y por tus súplicas protégenos contra las desgracias y pasiones, presérvanos en la recta fe, y concédenos el reino de los cielos, para que contigo y todos los santos, podamos cantar por siempre a la Santa Trinidad: ¡Aleluya, Aleluya, Aleluya!

(Este contaquio se repite tres veces)

 

(Se repite el contaquio y el ikos I)

Oraciones al santo jerarca Basilio

Primera oración

Oh bendito padre Basilio, grande entre los jerarcas, sabio y divino maestro del mundo entero. Grandes fueron las luchas y trabajos que hiciste para gloria de la Santa Iglesia. Fuiste un firme confesor y faro de la fe de Cristo sobre la tierra, que iluminaste a los fieles con la luz del conocimiento de Dios, eliminando las falsas herejías, y anunciaste la verdad de la salvación a todo el mundo. Ahora, oh tú que tienes gran perspicacia ante la Santa Trinidad en los cielos, ayúdanos, pues nos postramos ante ti con humildad, y preserva la santa fe ortodoxa firme y sin cambio hasta el fin de nuestra vida, y líbranos de tener poca fe, de las dudas y las vacilaciones, para que no seamos engañados por las palabras de las enseñanzas que destruyen el alma y se oponen a Dios. Por tu intercesión, ilumínanos con el espíritu del santo celo con el que ardías, oh glorioso pastor de la Iglesia de Cristo, y a los que Cristo ha ordenado ser pastores, para que con diligencia podamos iluminar y confirmar en la recta fe al rebaño de Cristo dotado de razón. Oh piadoso y santo jerarca, implora al Padre de las luces, para que conceda a cada uno los dones que les sean provechosos: a los niños, un buen crecimiento en el temor de Dios; a los jóvenes, la castidad; a los ancianos y los enfermos, la fortaleza; a los tristes, el consuelo; a los enfermos, la curación; a los que están en el error, entendimiento y corrección; y para nuestros padres y hermanos que han partido de esta vida transitoria, el reposo digno. Sí, oh santo de Dios, míranos con misericordia desde las mansiones del cielo, a nosotros, humildes, que somos asediados por las tentaciones y peligros, y conduce de la tierra a la altura del cielo a los que han cerrado sus ojos. Concédenos, oh bondadoso padre, tu santa y pastoral bendición, para que, protegidos así, podamos, en esta nueva era, y durante el tiempo de nuestra vida, vivir en paz, arrepentimiento y obediencia a la Santa Iglesia Ortodoxa, cumpliendo diligentemente los mandamientos de Cristo, y luchando la buena batalla de la fe, para que podamos obtener el reino del cielo, donde seamos dignos de alabar y glorificar a la santa, consubstancial e indivisible Trinidad, contigo y todos los santos, por los siglos de los siglos. Amén.

Segunda oración

Oh gran y santo jerarca, padre Basilio, glorioso maestro de la Iglesia universal, diligente campeón de la Santísima Trinidad, confesor elegido de la Theotokos y de su inmaculada virginidad, santo modelo de pureza, humildad y paciencia. Mírame, pues soy un gran pecador e indigno de mirar hacia la altura del cielo. Te suplico humildemente, oh sabio maestro de la Iglesia de Cristo, que me enseñes a llevar una vida sin temor, para que nunca pueda extraviarme o ser alejado del camino de los mandamientos de Dios; por tu poderosa intercesión presérvame y líbrame de las tentaciones del mundo y de las asechanzas del maligno, así como libraste al joven que había apostatado de nuestro dulcísimo Salvador, y de caer bajo el poder del maligno. Concédeme fortaleza en el alma para ser un diligente imitador de tus exaltadas virtudes; hazme firme e inamovible en la recta fe; fortaléceme, pues carezco de paciencia y confianza en el Señor; haz que mi corazón sea ferviente en el amor de Cristo, para que pueda desear lo bueno del cielo, más que cualquier otra cosa, y deleitarme en él; y suplica al Señor que me conceda contrición por mis pecados, para que pueda pasar el resto de mi vida en paz, arrepentimiento y cumpliendo los mandamientos de Cristo. Y cuando el tiempo de mi fin se acerque, oh bondadoso padre, tú, con la Santísima Theotokos, apresúrate en mi ayuda, defiéndeme de los asaltos del malicioso enemigo y concédeme que pueda ser un heredero de las mansiones del paraíso, para que contigo y todos los santos pueda estar ante el trono de la inaccesible majestad de Dios y glorificar y alabar a la vivificadora, consubstancial e indivisible Trinidad, siempre, durante el tiempo sin fin. Amén.

Tercera oración

Oh glorioso, gran y santo jerarca de Cristo, maestro divinamente inspirado de toda la Iglesia universal, firme confesor y campeón de la Ortodoxia, bendito padre Basilio. Míranos desde la altura del cielo, pues humildemente nos postramos ante ti, y suplica al Señor Todopoderoso, del que fuiste un fiel sirviente en la tierra, para que nos conceda permanecer firmemente en la fe sin cambio, en la obediencia a la Santa Iglesia, la corrección para nuestra vida, la pronta ayuda en nuestras necesidades, tristezas y tentaciones, y la paciencia y fortaleza. Concédenos tu santa bendición, para que protegidos por ella, podamos vivir nuevos tiempos, y todos nuestros días, de una forma complaciente a Dios, en paz y arrepentimiento, y en el reino del cielo podamos ser dignos de alabar y glorificar a la vivificante Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, contigo y todos los santos, por los siglos de los siglos. Amén.

Traducido por psaltir Nektario B.

para cristoesortodoxo.com

Anuncios


Categorías:Akathistos

Etiquetas:, , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: